domingo, 11 de mayo de 2008

VIAJE A NIGER


La Vicepresidenta Fernández de la Vega, la Ministra de Igualdad, Bibiana Aido y la Secretaria de Estado de Cooperación, Leire Pajín, están en Níger, continuando con el proyecto puesto en marcha hace dos años de impulsar redes de instituciones occidentales y africanas que trabajen por el desarrollo y la igualdad de género en esos países. (Algunos recordareis la chufla de algun geniecillo del PP acerca del primer viaje y de la vestimenta de la Vicepresidenta).

A lo largo de este tiempo, en ambas “orillas” se han mantenido grupos de trabajo que están abriendo posiblidades de cooperación y de intercambio de reflexiones que nos permitan ver más allá de nuestro “telón del bienestar”.

El codesarrollo es una línea fundamental, no sólo en las políticas más progresistas que entienden los problemas de pobreza y miseria de media humanidad como una causa propia, sino incluso desde el egoismo de la regulación en la llegada de inmigrantes. Sin futuro en África no habrá Ley ni Decreto ni fuerza policial que contenga a millones de personas en países donde sólo les espera la enfermedad, la guerra o la muerte.

Y si las desigualdades son enormes con el continente africano, qué decir de la situación mayoritaria de sus mujeres. Sometimiento, rechazo, discriminación, acoso, ninguneo, opresión, muerte... muerte. Estos dias pudimos viajar, desde los medios de comunicación, por diferentes realidades, cada cual más tremenda: mujeres abandonadas con sus hijos, prostituidas, con sus cuerpos rotos y su ignorancia pintada en la interrogante de sus ojos.

Su única esperanza los pequeños y magníficos proyectos de cooperación y entrega: hospitales para curar sus fístulas, aulas para curar su analfabetismo, empresas para curar su hambre y microcréditos que les permiten asomarse a la posibilidad de sobrevivir más allás de los treinta años.

He vuelto a ver las calles de Addis Abeba en tierra y piedras. Recuerdo que todo era tan dramático que parecía un documental. Recuerdo las pandillas de niños repitiendo “take me, take me..” y su cantinela al descubrir españoles: “Spain?.. Barça.. Eto.. Eto the best” (eran otros tiempos, eh!, para el Barça y para Eto).

Volvimos a ver la entrega de los cooperantes, jóvenes y mayores, monjas, curas y laicos hasta la médula con la lucidez que da entender que sin la superviviencia de los desposeídos no habrá planeta que resista y que la justicia o es para todos o es simplemente que no hay.

Me emociona ver a nuestro gobierno en la tarea. Creo que hay cosas que hay que hacer porque son esencialmente buenas. Creo que la pobreza de un niño nigeriano o el sometimiento de una mujer en Sudán es tan asunto nuestro como el precio de la leche, la llegada del AVE o la venta de FADESA. Creo que hay asuntos que nos atañen a todos y todas, quen o tienen nación. El hambre, la igualdad, el desarrollo y la eliminación de la miseria son nuestro problema. Y qué orgullosa estoy de que mi gobierno lo haya entendido así!.

2 comentarios:

DEINCO dijo...

Como decía el gran poeta nicaragüense: "La solidaridad es la ternura de los pueblos".

jepero dijo...

Es realmente encomiable la labor que el Gobierno de España desarrolla en paises como Niger.

Lástima que no se den a conocer ante la opinión pública todas las acciones que conllevan un viaje como este para los habitantes de paises tan pobres.

Al final nos quedamos con un par de imágenes de la "tournee" (dando así pie a algun geniecillo del PP...) pero no se dan a conocer las aportaciones y el trabajo para combatir la pobreza y la miseria.