domingo, 18 de mayo de 2008

LA OFENSA


Al parecer, la Vicepresidenta del Gobierno, Fernández de la Vega, ha “ofendido” a Italia... Bueno, parece que a toda Italia no, sólo al Gobierno Berlusconi, a la camorra napolitana (según informaciones, la inductora de los ataques a gitanos, perpetrados los últimos dias) y a todos aquellos que se llenan la boca con eso de que “hace falta firmeza”.. Firmeza que, naturalmente, debe ejercerse sobre quienes menos derechos tienen: inmigrantes, minorías, sin papeles... o sea, la historia de siempre en tiempos de crisis.

Un reportaje en un medio de comunicación explicaba hoy que más de veinte mil “sin papeles” viven detenidos en diferentes lugares de Europa, algunos en condiciones no excesivamente dignas. Mientras tanto, la UE se debate entre cómo resolver la ecuación de limitar la acogida de inmigrantes, garantizar la seguridad ciudadana, acosar a las mafias que trafican con seres humanos, permitir la detención – hasta 18 meses- de inmigrantes ilegales y parecer, al menos, que se siguen respetando los derechos humanos en el continente cuna de la Democracia... Difícil.. imposible?.

Lo cierto es que la crisis financiera e inmobiliaria importada desde USA ha puesto de manifiesto las diferencias en la percepción política de los diferentes países acerca del fenómeno migratorio. Dejando a un lado las propuestas berlusconianas – algunas rayando en el totalitarismo- los gobiernos se mueven entre las medidas dirigidas a mejorar la integración social y la formación continua de aquellos colectivos inmigrantes que puedan perder su empleo y aquellos otros que optan directamente por poner el acento en las medidas policiales y las propuestas de expulsión de inmigrantes sin empleo – modelo Sarkozy- en un discurso claramente dirigido a las clases nacionales más modestas que puedan temer la pérdida del trabajo y que las prestaciones dirigidas a la inmigración resten fondos necesarios a la política social. O sea.. “ahora que lo necesitamos nosotros, se lo darán antes a los de fuera”...

Tiempos necesarios de intensa pedagogía... Quizás sería bueno recordar cuánto y con cuánta rapidez e intensidad hemos crecido a costa del trabajo – también- de los llegados de otros países. Probablemente debamos hacer el ejercicio de repetir hasta la saciedad, cuánto del incremento en el PIB, cuántas cuotas de la seguridad social, qué porcentaje del consumo interior.. han supuesto los inmigrantes durante estos años y evitar esos peligrosos/falsos discursos que identifican inmigración con delincuencia.

Sería absurdo negar que el tiempo de crecimiento económico prolongado parece haberse tomado un respiro, y que la pérdida de empleo en sectores como la construcción afectará de manera importante a personas procedentes de países menos desarrollados, pero esto no debe suponer ni más ni menos que un reto para las políticas de integración laboral, de formación, de apoyo para la movilidad laboral y de mantener la inversión en atención y asistencia social, que evite bolsas de exclusión con las que luego es muy difícil trabajar.

No fue España capaz de relanzarse tras los años de crecimiento de desempleo de finales de los ochenta?, no fuimos capaces de reformular sectores como el del naval?, no se pusieorn en marcha cientos de programas de integración laboral para personas mayores de cuarenta o cincuenta años?, no se cambió radicalmente el mercado laboral acogiendo a las mujeres, hasta entonces muy minoritarias en el mismo?, no variamos la formación de las generaciones futuras?.. Ahora el momento parece menos complicado de lo que lo fue hace apenas quince o veinte años, así que no está de más, hacer un ejercicio de memoria y evitar que el catastrofismo gane adeptos.

Es cierto que nuestra generación está más acostumbrada al bienestar de lo que lo estaban las pasadas y que quizás la percepción individual y colectiva de la desaceleración venga tamizada por tantos años de crecimiento y de bonanza económica, pero no lo es menos que nuestro país está a la vanguardia de la defensa d elos derechos de las personas, que el ejercicio de integración de inmigrantes ha sido ciertamente notable y que tenemos experiencia, capacidad y compromiso político para asumir la dificultad del momento y sus posibles soluciones.

En cualquier caso, bien mirado, quizás la ofensa no debiera estar en las palabras de la Vicepresidenta, sino en contemplar el fracaso colectivo que supone la emigración masiva desde países africanos o americanos, la persistencia de hambrunas endémicas en grandes áreas mundiales o que el continente que alumbró la Grecia Antigua o la Revolución francesa asista sin inmutarse al espectáculo de decenas de miles de seres humanos detenidos porque, sencillamente, no tienen más esperanza para sobrevivir que llegar a las puertas de nuestro bienestar e intentar colarse, aunque sea por la puerta de atrás... Quizás la miseria debería ofendernos algo más
...

8 comentarios:

MNR dijo...

Me parece humanamente comprensible el rechazo de algunos miembros del Gobierno de España ante la política de Berlusconni, sin embargo el Gobierno de España debería ser cauto en sus declaraciones por pura diplomacia.

Recuerdo haber debatido con algún ultra-derechista, de España 2.000, Democracia Nacional y Falange Auténtica, acerca del impacto global de sus ideas.

Además de la degradación antidemocrática de los inmigrantes en cada país, lo cierto es que analizando paso a paso el impacto sobre el mercado laboral y los derechos de los inmigrantes con respecto a los propios, si el ultra-derechismo se alza en una región de paises anexos, las conclusiones son curiosas.

Si un país ultra-nacionalista expulsa ciudadanos "inferiores" (según cierta mitología acientífica) de países emigrantes con peor estado económico pero igualmente ultra-derechistas, podría pasar basicamente dos cosas: o el país agredido se hace cargo realmente de dichos ciudadanos retornados, asumiendo humildemente dicha humillación colectiva (cosa que para un ultra-derechista es dificilmente asumible) o monta un conflicto diplomático de aquí a Sebastopol.

Si se fija usted, la mayoría de las nacionalidades agredidas por el señor Berlusconni se distinguen, o por su debilidad política, ya sean Estados fallidos africanos o países ya de por si convulsos, o directamente ciudadanos sin patria, como los gitanos.

No hay Embajador con la fuerza política suficiente que le recuerde al señor Berlusconni que está tratando a sus compatriotas peor que a los animales, ¿por que?, porque en el fondo, la ultra-derecha es hipócrita, y se auto-fagocita en su expansión, ¿por que?, porque solo es viable a costa de otros; solo es realizable su visión irracional si un país puede reclamar su dignidad nacional a costa de otros, porque si todos pudieran exigir su dignidad en igualdad de condiciones.... ¿a donde expulsarias a los inmigrantes?.

En el fondo de la ideología ultra-derechista, la del señor Berlusconni, se esconde la desigualdad social y económica, derivada en desigualdad política, y una visión racista que señala que el pueblo italiano sí tiene dignidad y los demás no.

Pero claro, esta formulación no puede sostenerse en el "re-equilibrio de fascismos", porque somos demócratas y porque la ciencia ya demostró que además del miedo psicológico al diferente, todos somos homo-sapiens, asi que, ¿por que no volvemos a la formulación sencilla que decía que todos los ciudadanos somos iguales en derechos y obligaciones?.

El ultra-derechismo, al igual que el Neoliberalismo, solo es válido si se cumple una premisa; la libertad y la dignidad solo sirven si son mías, si son para otros, ya no sirven.

En realidad, el fascismo y el capitalismo salvaje no se distancian tanto... y eso no lo inventé yo, fue otro dirigente italiano, ¿a que no saben cual?.


Tristes saludos.

Miguel Núñez.

jepero dijo...

Pues si, si que hace falta firmeza en Italia:

-Duras críticas a Berlusconi por llamar «gilipollas» a quienes no lo voten
-Berlusconi, absuelto de sobornar a un juez por prescribir el delito
-La fiscal pide 8 años cárcel para Berlusconi por soborno a jueces
-La Fiscalía de Nápoles pide que Berlusconi sea juzgado por corrupción
-Garzón intenta de nuevo sentar a Berlusconi en el banquillo
- Aznar apoya a Berlusconi y afirma que se le critica «con demasiada alegría»
Estos son sólo un pequeño ejemplo de la falta de firmeza en Italia, pero falta de firmeza contra Berlusconi, quien pretende "criminalizar al diferente" como dice Celestino Corbacho, ministro de Trabajo e Inmigración español, mediante la ley de inmigración del Gobierno italiano que contiene algunos artículos declarados ilegales por el Tribunal Constitucional.
En Italia los inmigrantes alcanzaban la cifra de 2.800.000 personas hace un par de años, un 4,8% de la población.
De estos casi tres millones de personas, 2.160.000 suponían el 9% de la fuerza de trabajo en Italia, en sectores como la industria, servicios o agricultura.
Pero estos son datos que Berlusconi seguramente desconoce.

Xabier dijo...

El comentario solo admite, en mi opinión, dos palabaras: Brillante e indiscutible.

agulla dijo...

Ofendidos debemos sentirnos todos aqueles que loitamos por unha forma de goberno democrática e logo ésta sirva para levar ó poder a xentes como Berlusconi. A historia está chea de exemplos e, cada vez máis, a sombra destes individuos, tristemente, faise máis alongada.
O millor non deixa de ser unha anécdota pero vou tratar de resumir un feito que pasou en Berlín mentras Berlusconi actuaba contra todo quisque levando a cabo un "compromiso electoral".
Unha decena de xóvenes españois están de fin de semana en Berlin na casa dunha amiga común que alí traballa. Como anfitriona invítaos a visitar a discoteca de moda. Chegados á porta din ser "diez", non faltou un minuto para que desde o interior saia unha supervisora e lles prohiba o paso.
Según souberon despois a cousa cambiaría se pronunciasen un zehn, un ten, un dix,ou un dieci.
¿Ofensa?.

pablo garcía dijo...

La verdad es que hoy escuchando la radio por la mañana a eso de las dos y veinte me quedé perplejo al escuchar que el gobierno de Berlusconi aconsejaba a Zapatero que le diga a nuestros ministr@s que “cierren la boca”. En poco tiempo dos grandes estupideces impropias de la época en la que vivimos, que si somos “un gobierno rosita” o que nos debemos de “contener a la hora de opinar” sobre un problema que nos afecta a tod@s( Que no se olviden que somos países casi vecinos dentro de la Comunidad Económica Europea.)
Pero lo más sorprendente es oírles decir que una de las medidas para solucionar el problema de los inmigrantes sin papeles es ocuparlos en recoger toda la basura que se va acumulando en su País.
Después de que unos dirigentes digan semejantes sandeces yo me pregunto: ¿y que opinarán de esto los que les votan?
El “Cambalache” de Serrat en el siglo XXI está por llegar.
Un abrazo

sonia dijo...

Ya veo que todos han escrito más que yo... sobran palabras que añadir a todos los comentarios previos. Sólo te diré que te recomiendo una obra que está hoy en el Teatro Rosalía, "Gatas" se llama, y que invita a reflexionar sobre todas esas etapas que España ha vivido en esta última centuria a través de los ojos de mujeres de muy diferente condición social y política. Creo sinceramente, que en este caso, el de la vicepresidenta, los medios han jugado un papel fundamental, como siempre...

demócrito dijo...

¿Qué se puede esperar de un señor como Berlusconi? El alcalde de Roma, señor Alemanno, es un notorio y destacado fascista. Criminalizar a los inmigrantes es el primer paso para criminalizar a los antisistema, a los disidentes, a los incómodos, a los izquierdistas, a los oponentes. Fascismo light, pero fascismo al fin al cabo. La disputa del señor Berlusconi con el Gobierno español es lógica, pero al mismo tiempo nos deja una cierta tristeza, pues son pocos los gobiernos europeos que han dicho esta boca es mía.
No podemos ser más “la excepcionalidad española”. La socialdemocracia europea tiene que reaccionar y el tema de la inmigración es un tema central. Es el tema que distingue a una derecha salvaje y parafascista y una izquierda que tiene que rearmarse ideológicamente. Malos tiempos para la lírica, que diría el amigo Bertolt Brech.

INMIGRANTE CORUÑES dijo...

Muchos mandatarios de la derecha, como siempre intentan confundir a los ciudadanos para lograr sus objetivos políticos.
¿El fenómeno migratorio se soluciona realmente como propone la derecha, criminalizando a los inmigrantes?
En línea de lo que dice Sonia, si nos remontamos a la historia, Europa fue construida gracias a sus colonias, grandes guerras eran financiadas y sostenidas esquilmando la fortuna de las colonias.
El problema migratorio es complicado de solucionar, debido al daño que nos hicieron y nos siguen haciendo.

Hablando de mi país, que fue colonizado por España en África Central y de otros países africanos, Europa nos usaba como sus despensas, nadie se preocupó en montar industrias, las empresas estaban diseñadas para esquilmar, las únicas carreteras decentes que habían eran las que salías de los centros de expolios a los puertos, esas carreteras si que estaban bien cuidadas, y puedo seguir pero no quiero aburrir…
África se encuentra en una situación complicada, muchos de mis compañeros a veces me dicen que no llore porque tuvimos la independencia, ¿y me pregunto, que independencia?:
- Cogimos unos países sin industrias, ni carreteras, sin nada… A los países africanos no nos dieron la independencia de buenas maneras, hubo castigo o chantaje por echar a la Madre Patria (que curiosamente era es destino de nuestra producción).

- Sabemos la existencia de unos organismos que curiosamente no son de Naciones Unidas, pero que tienen un poder de miedo: El Fondo Monetario Internacional, El Banco Mundial y el GAT, ¿la gente sabe realmente que daño nos ocasionan esos organismos? Mi país tiene una población más o menos no superior a 700.000 habitantes, ¿porque nos ponen condiciones terribles para vender nuestros productos a Europa, por ejemplo?, ¿Se sabe que políticas contradictorias nos imponen el FMI y el BM?.

- Esta sociedad capitalista, ha devorado toda su riqueza de forma suntuosa, ahora para sostener su codicia, han inventado la palabra Globalización (ir a esquilmar la riqueza de otros países de forma moderna), pero tiene que dar lo que los economistas llaman un ROA y ROE elevado, por lo tanto, no toca África.

- Cuando un país africano tiene una riqueza interesante, las empresas capitalistas “blindan” a los mandatarios de esos países mientras buscan un ROE elevado para unos accionistas (mayoritarios o minoritarios) que curiosamente desde Europa llaman a esos mandatarios dictadores.
Pero bueno, ¿esto que es?

Como conclusión, solo Europa puede “AYUDARNOS DE VERDAD” y desde mi punto de vista es la causante de buena parte de nuestros problemas, claro, nosotros los africanos también lo hemos hecho mal, pero la proporción es menor.

¡La solución no está en criminalizar a los inmigrantes!