jueves, 14 de agosto de 2008

DIAS CINCO Y SEIS. LOS DIAS DE LOS “CASI”



En algunos deportes es como “nuestra estrella”; en judo, por ejemplo, tras los alegrones de Barcelona y el caso de Isabel Fernández – bronce en Atlanta y oro en Sydney- el resto siempre han sido “casis”. Cuartos y quintos puestos que apenas son apreciados por el gran público y que no se contabilizan como éxitos, cuando en realidad la diferencia entre las medallas y el cuarto puesto no es la del éxito y el fracaso sino una línea mucho más tenue que tiene que ver con la suerte, el momento, la parcialidad de algunos jueces o cuaquier cuestión que no merece ser la definitoria del reconocimiento - o no - al esfuerzo y la calidad de un deportista.

Ayer y hoy han sido dos dias llenos de “casis”. Así hemos pasado de poder conseguir varias medallas en judo a que parezca que la selección española ha fracasado en este deporte. Casi se lleva un bronce un chaval irundarra en su debut en aguas bravas y casi podemos hacer historia de nuevo en ciclismo, con el cuarto puesto de Contador en la contrarreloj. Si los cuartos hubieran sido terceros estaríamos hablando de una primera semana histórica en los Juegos.

Y naturalmente, dado que seguimos en las dos medallas han comenzado als voces de los “agoreros”... que si es un bluf el deporte español, que si no hay ayudas, que si los “pobres deportistas” se tienen que buscar la vida solos (!!!!!!!!!!), o sea, que de lo que esos mismos dijeron hace una semana.. ná de ná.. Esto sí que es “identidad nacional”.. la historia eterna de ser hoy un fenómeno y mañana un torpe de cuidado. En fin... es lo que hay competición tras competición. Queda el consuelo de que si las cosas van bien en vela, remo, atletismo, sincronizada, tenis y en un par de deportes de equipo – en varios ya estamos en cuartos- volverá a ser la “primavera del deporte español” y nuestros respetables “opinadores” a colocar en el Olimpo al deporte español.

Por cierto, mientras tanto un número uno, Phelps, sigue cimentando su leyenda con cinco medallas de oro y cinco récords y otro número uno, Federer, acaba de ser eliminado en cuartos por un tal Blake.. Y es que los Juegos, queridos, son otra cosa...

3 comentarios:

Jim Alegrías dijo...

Pero esos "casis", esa línea tenue es la que hace posible el deporte.
En 100 metros unas décimas de segundo, unos "casis", son un abismo, el abismo que separa al primero del segundo y al segundo del tercero...
Sin esos "casis" todos seríamos primeros o últimos.
Un 4,9 es suspenso, por mucho que nos hallamos esforzado, pero un 5 es aprobado, por lo que el reconocimiento de nuestros padres( o el pasar de curso, por ejemplo) también se va a definir en base a un "casi", a unas mínimas décimas.
C’est la Vie.

Saludos de Jim.

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Mar, creo que se debe distinguir entre deporte profesional puro y con actividad en ligas fuertes promovidas por federaciones, a su vez, profesionalizadas que, lamentablemente, no hay.

El control desde algunas federaciones esta lejos de lo que debiera ser.

Es un asunto muy espinoso que para ser tratado requiere algo más que una respuesta en esta magnífica web pero que debiera "institucionalmente" intentar solucionarse.
.

TODOS los atletas que nos estan representando son buenos, sin excepción.

Ganar o no un puesto en el "cajón" es harina de otro costal y que no desmerece al que no sube...

Mar estoy de acuerdo contigo en casi todo lo que dices pero.... la organizaciión de las federaciones y sus relaciones con las instituciones deportivas y atletas deben de ser modificadas seriamente.

pablo garcía dijo...

Me ha resultado muy aleccionadora esta jornada por dos cosas:
La primera es que a Phelps, según comentaba él en una rueda de prensa, le dijeron que no llegaría muy lejos que tenía que estudiar más (eso le decía un profesor de su instituto)
Y la otra es que tenemos a la primera deportist@ en toda la historia que alcanza medalla de oro en dos deportes tan distintos: el ciclismo y el remo.
Lecciones que da la vida:” todo es proponérselo…….. “
En la siguiente olimpiada estaré yo.
un abrazo