jueves, 17 de julio de 2008

URBANISMO Y GÉNERO



“La experiencia de vivir en la ciudad en un cuerpo femenino tiene que ser escrita y enunciada”, así se refiere la arquitecta Zaida Muxí a la necesidad de volcar en el planeamiento de las ciudades la experiencia, la visión y la “visibilidad” de las mujeres, de la mitad de la población que secularmente han permanecido al margen del diseño y la toma de decisiones de los espacios públicos en torno a los cuales gira su vida cotidiana.

Las mujeres “vivimos” las ciudades desde nuestra presencia y nuestra experiencia, desde nuestro silencio de años pasados y el impulso de las generaciones que se incorporan a todos los ámbitos sociales, al saber, a la vida pública, al trabajo y al desempleo, a la precariedad y los puestos ejecutivos... a pisar, andar, recorrer y nombrar de una manera diferente nuestra ciudad.

Como dice Muxí, el orden patriarcal llegó a convencernos de que los saberes técnicos eran asexuados, que las “decisiones tomadas por personal técnico” no sentían la influencia ni el peso de siglos de cultura masculina, de toda una historia plagada de diseños, estructuras sociales, relaciones interpersonales y jerarquías de las índoles más diversas en las que la mujer – las mujeres- aparecía silenciada, invisible... mirando el mundo por la ventana de la casa, siguiendo la vida a través de los ojos del otro. Como una reina... apartada.

Es tiempo de recuperar la diferencia, es el momento de trasladar a las herramientas de transformación de las comunidades – y el urbanismo es la más potente de ellas- el discurso de la mujer vista por la mujer, de la ciudad percibida por la ciudadana, de los espacios necesitados y sentidos por “el femenino” y visto en femenino.

Desde Coruña queremos avanzar en la reflexión del género trasladado al planeamiento urbanístico. Espacios libres, equipamientos sociales, lugares para educar, para comprar, para vivir... Líneas de transporte, la seguridad como garante de la libertad ciudadana, el mobiliario urbano, las sendas, la comunicación entre barrios.. Un grupo de arquitectas y técnicas de la Concejalía de Urbanismo diseñarán el Plan Especial de Eirís de abaixo, un lugar para proteger pero también para vivir y potenciar, desde la perspectiva, el compromiso y la toma de decisiones de mujeres pensando su ciudad.

“La mirada de la experiencia femenina sobre la ciudad construida; una mirada crítica que tiende a una adecuación del entorno construido para mejorar la igualdad de oportunidades en el uso y disfrute de la ciudad”.

14 comentarios:

gloria, una mujer de las calles dijo...

"El tiempo de las cerezas. Reflexiones sobre la ciudad desde el feminismo"; un artículo brillante sobre el tema, escrito por Isabel Velázquez Valoria, del Colectivo de Mujeres Urbanistas. Sin duda para compartir...

Túzaro dijo...

Pues a mí me parece cojonudo, ¿qué quieres que te diga?

jepero dijo...

Magnífica y pionera idea la de conjugar el urbanismo y el, siempre interesante, punto de vista femenino.

Mar Barcón dijo...

Gracias pr la recomendación Gloria. Por cierto, tendremos a Isabela Velázquez Valoria, junto con Anne Alix Le Maignan (de Generourban) e Inés Madariaga los dias 13 y 14 de noviembre, en unas Jornadas sobre Urbanismo y Género en la Fundación Caixa Galicia. Espero que te resulten interesantes.

Desde a perspectiva de xénero e o sentido común dijo...

Pois voulle dar outra aportación como muller traballadora e de esquerdas á señora Barcón e os seus socios e responsables con ela do goberno municipal, que sin duda melloraría moitísimo a calidade de vida do barrio e é bo para toda a cidade: Reestructuren o programa de realoxos e non nos traia ó barrio á 22 familias chabolistas dun golpe. Fagano por toda a cidade como nos prometeron. Cumpran a súa palabra e fagan as cousas con sentidiño. Fagan caso ós expertos que saben deste tema e que levan anos traballando na integración destes colectivos; todos eles recomendan que non haxa máis de 2 familias por bloque e non máis de 5 por barrio, e en Eirís pretenden meter nada máis e nada menos que a 22 familias, ademáis das que xa hai desde fai moitos anos na zona (Urbanización Soto, enfrente á Iglesia de Oza, e máis en Monte das Moas), familias que por outra banda, salvo casos puntuais, están integradas sin problemas.

ágora dijo...

Pues desde mi papel de "arquitecta, urbanista, especialista...." y todas las palabras terminadas en a que queráis poner tengo que decir que el tema me inquieta. No veo la justificación a crear equipos sólo de mujeres en un mundo y una sociedad en la que estamos hablando de igualdad. Me parece muy bien que si en el departamento de urbanismo del ayuntamiento sólo hay mujeres porque han demostrado en el proceso selectivo que tenían más capacidades que los hombres que optaban al puesto pues el Plan Especial lo redacten ellas. Pero desde mi modesto punto de vista yo no justifico que sea la mujer la que tiene que hacer el proyecto porque sea ella la que pasea con los niños o hace la compra. Hoy en día, cada vez más o por lo menos eso intentamos, también hay muchos hombres que compaginan trabajo y familia, que están horas en el parque o que se ocupan de las cosas de casa.
Por otro lado, en el tema de hacer ciudades hay que pensar que no hay por qué buscar ser los más originales, pues hay soluciones fantásticas ya inventadas. No tenemos que ir muy lejos para darnos cuenta que Santiago por ejemplo es una ciudad maravillosa y milenaria, por donde poder pasear y sentirse seguro. O las ciudades planificadas por Castro o Cerdá (hombre los dos) a los que debemos grandes aportaciones a la historia. Pero sí hay que dejar que la planificación la hagan los expertos y no los especuladores (hoy lo dice muy bien en la contraportada del País Belén Moneo).
Y por último, recordad que las ciudades son de los que las viven, no de los que las proyectan, por lo que lanzo la siguiente pregunta al aire: ¿sólo vais a dejar vivir en ella al género femenino?
Un saludo

Mar Barcón dijo...

Comenzaré por el final de la aportación de "Ágora"... El hecho de que sean un grupo de mujeres dedicadas al urbanismo las que planeen un barrio quiere decir que sólo vayan a vivir ahí mujerres?... por qué jamás planteamos lo contrario?.. en nuestras ciudades planificadas por hombres durante siglos, no vivien mujeres?. Por qué siempre se alerta de la "injusticia", la "desigualdad" o la "falta de sentido común" cuando se trata de iniciativas que ponen de relieve a las mujeres?. Sin duda una muestra de la desigualdad, de la injusticia y de la falta de sentido común de una sociedad que acepta tranquilamente que se desprecie durante años el talento de la mitad de su población pero que se pone nerviosa si esa mitad decide impulsar una acción por simbólica que sea.

El género existe. Existe en la literatura, en la moda, en la arquitectura, en la política, en el urbanismo y en el comercio internacional. Ni son los mismos los horarios ni las preferencias ni las inquietudes ni la experiencia aucmulada por hombres y mujeres. Obviamente, el Plan de protección de Eirís de abaixo no cambiará la hsitoria del urbanismo mundial, pero sirve para que todos y todas nombremos en voz alta lo que existe, aunque sea sin nombrarlo... hay un urbanismo en el que el género tiene cabida y debe hacerse presente. Castro y Cerdá escribieron páginas notables de nuestra historia ciudadana, pero hoy las comunidades tienen otras necesidades y otras presencias qeu no tenían en el pasado, por tanto que no se manifestaban, ni siquiera en los espléndidos ejemplos mencionados.

Por último en este tema una pregunta, es realmente necesario que utilicemos siempre la apostilla "si son las mejores" o "si se han ganado el puesto" cuando hablamos de mujeres que acceden a un lugar de visibilidad pública.Por qué jamás usamos esa coletilla cuando hablamos de hobmres?, por qué siemrpe reclamamos en voz alta que las mujeres HAN DE SER LAS MEJORES?.. A ellos siempre se les supone..? Curioso.

En lo que respecta al realojo, imagino que los dos invitados que de ello hablan se refieren a las viviendas adjudicadas en Eirís en las que aparecen familias de asentamientos chabolistas (creo recordar que nueve) y otras que no vivien en chabolas pero cuyos apellidos son gitanos. Niguna de ellas, por cierto, como bien se sabe aunque no se quiera decir, es de ningun programa de realojo sino que son familias que optaron en su dia por solicitar una vivienda pública y han pasado el proceso selectivo, com las demás. Pero una duda: debe limitarse el número de familias que proceden de asentamientos o incluirlas a todas?, y eso cómo se hace?, qué se pone en el decreto..."tendrán limitado el derecho aquellas familias de apellidos gitanos"?. Nunca se aclara qué mecanismo se propone para, en un país como este, limitar el acceso de una parte de los ciudadanos a las viviendas públicas sólo por su apellido, porque de ellos sabemos los mismo que de los demás, no?.

En realidad estas afirmaciones que a veces se hacen por algunas personas me recuerdan que en la frontera entre Eirís y el Castrillón nació una de las experiencias de integración mejores y con más solera de la ciudad, al impulsada por Rosa Otero Raña, farmacéutica, presidenta de Antonio Noche y que además formó parte activa de todos los procesos de realojo de los distintos asentamietnos (incluido el de Oleoducto) y ahora de la Plataforma de apoyo a la integración de la que ella es una de las fundadoras.

Creo que la experiencia realizada por ella y con ella, de otros asentamientos durante años avala lo que desde Servicios Sociales están haciendo y que no tiene nada que ver, por cierto, con estas viviendas de Eirís. Por cierto, probablemente fuera Coruña el primer Ayuntamiento español que abiertamente optó por el realojo diseminado de familias, cuando "todos los expertos" impulsaban la creación de barrios específicos aludiendo a "necesidades o formas de vida tradicionales".

No hay más que hacer un seguimiento de todo lo que se ha hecho desde los años noventa que, con la excepción de Arcones, cuya composición familiar y social lo permitía (tal como se hará en Portiño)ha ido por la via del realojo diseminado por la ciudad.

Anónimo dijo...

hola concejala:
Como es posible que sea usted la misma concejala que hace propuestas urbanisticas de calidad como el parque del agra, sea capaz de ganar un urban para coruña ... proponga una intervencion urbanistica de calidad y a la vez reivindicativa por una causa justa en Eiris de Abaixo. ..Y POR OTRO LADO nos presente el plan del portiño , las jubias y otras intervenciones tan fuera de su aparente sensibilidad, y claridad hacia la construccion de la ciudad. Enhorabuena por sus buenas ideas y por favor mantengase fiel a ellas. Elisa

gloria, una mujer de las calles dijo...

Como apuntaba Ágora, que un grupo de mujeres arquitectas, urbanistas e investigadoras se encarguen integramente del desarrollo de un plan en Eiris de abaixo, resulta inquietante; y extendiendo un poco el mismo hilo argumental podríamos decir más, que se trata de un ataque directo a la línea de flotación del orden establecido, que puede hacer que tiemblen los cimientos de uno de nuestros respetables, respetados y masculinizados círculos de poder, el del urbanismo.
A la pregunta, que también formula Ágora, sobre si "sólo vais a dejar vivir allí al género femenino"; por qué no añadimos la necesidad de que el Gobierno municipal aclare formalmente, si tras esa iniciativa no se esconde realmente un intento de creación de un barrio experimental para legendarias amazonas...
Y es que si de lo que se trata es de crear alarma social, de utilizar la estrategia del miedo o incluso, de generar debate, hagámoslo con un poco de creatividad, o en su defecto, seamos honestas.
Porque en mi opinión lo que verdaderamente preocupa a Ágora, no son las horas que pasan los hombres en los parques infantiles, o las que dedican a sus responsabilidades domésticas; creo que la auténtica causa de sus desvelos es el cambio de poder que este proyecto representa. En definitiva, el empoderamiento de las mujeres engendra temor en algunos sectores, y es comprensible; que ese sentimiento impida que la sociedad en su conjunto avance, sería inaceptable.
De todas formas, entiendo Ágora tu desasosiego; quién más sensibilizada que una arquitecta, ante el vértigo que produce la aparición de grietas en un inmenso techo de cristal.

ágora dijo...

Creo que no se me está entendiendo en absoluto el planteamiento que quiero hacer. Por supuesto que me alegro de que las mujeres estemos en un ámbito profesional al que antes no se llegaba fácilmente... y para nada tiraré piedras contra mi propio tejado en este sentido. Lo que quiero decir es que no entiendo por qué se viste este proyecto de urbanismo de género y se resalta que lo realicen mujeres, cuando, sin ir más lejos, por ejemplo la Modificación Puntual del Portiño, actualmente en tramitación está redactado por un equipo femenino: Directora de Equipo Redactor (mujer), Coordinadora de Equipo Redactor (mujer), Delineación (mujer delineante y arquitecta técnico). ¿Qué diferencia hay entre un planteamiento y otro????
Mi punto de vista es que los trabajos de urbanismo, de creación de ciudad y de hacer espacios más humanos para que todos podamos vivir mejor hay que valorarlos por los resultados técnicos y por las aportaciones que se hagan en este sentido, y no por si quien lo ha redactado es mujer o no. ¿Qué más da? Por favor, vamos a tratar de que la igualdad sea igualdad y no desequilibremos la balanza ni hacia un lado ni hacia otro.

pablo dijo...

Muy caldeados están los ánimos por estas calles... La iniciativa es buena y no me cabe duda de que a buen seguro lo harán mucho mejor de lo que lo han hecho hasta aqui los hombres (y quien lo dude que se pase por las calles/corredor de la muerte de algunos de nuestros barrios...). De todas formas, al final quedará lo que se haya hecho, para bien o para mal, y serán los ciudadanos de a pie los que tendrán la última palabra porque serán ellos quienes disfrutarán (o no) de su barrio. Por lo tanto, pienso que lo mas importante no es que haya sido una mujer arquitecto o un hombre arquitecto el que rehumanice la zona, sino un BUEN arquitecto...

josechu dijo...

Yo lo siento mucho, Mar, pero no creo que ese barrio sea diferente a cualquier otro. Todo esto del feminismo de género -que es sólo una escuela dentro del rico pensamiento feminista- me parece una insensatez, desde sus orígenes en 1969, financiados por la hiperconservadora fundación Ford, hasta sus más recientes consecuencias.¿sabes que va a ocurrir cuando se inaugure ese barrio? Nada. ¿Sabes que va a ocurrir cuando acabe la legislatura, con más ministras que ministros y con ministerio de igualdad? Nada. Como nada se ha notado al finalizar la pasada legislatura, con gobierno paritario: sigue existiendo la misma diferencia que había antes, entre Patricia Botín y la cajera del Prica. Ese va a ser el talón de aquiles de mi partido.

gloria, una mujer de las calles dijo...

En España no hemos tenido mujeres arquitectas hasta el año 1964, en el que unas pocas, las pioneras, obtenían sus títulos en nuestras Escuelas de Arquitectura. Con la única excepción de Matilde Ucelay, que fue la primera en lograrlo antes de la Guerra Civil.
Será a partir de 1980 cuando se empieza a hablar en nuestro país de urbanismo desde la perspectiva de género, en jornadas, conferencias, seminarios, investigaciones y estudios elaborados por personas con nombre y apellido, tales como Anna Bofill, Teresa Del Valle, Isabel Segura, Rosa M. Dumenjó, Inés Sánchez de Madariaga, entre otras.
Así, después de treinta años de esfuerzo, se elaboran propuestas de reconsideración del diseño y uso de los espacios a través de la visión de las mujeres, concibiendo lugares útiles, confortables, accesibles, seguros y estimulantes, pensados para toda la ciudadanía.
Ahora, todo este trabajo puede dar sus frutos, con la apuesta ganadora de las instituciones, de las políticas públicas, en forma de iniciativas como la del barrio de Eiris de abaixo.
Y después de este arduo recorrido, todavía nos preguntamos si es importante, o no, que sean mujeres las responsables de su desarrollo; si es necesario que se convierta en noticia y acaparen titulares en prensa. Si sería más justo que se perpetuase la invisibilidad que a lo largo de la historia ha acompañado las aportaciones de las mujeres al conocimiento, a las artes, a las ciencias. Podríamos seguir pidiéndoles que firmasen los proyectos, con seudónimo...

Anónimo dijo...

Mensaje para ágora: no te enteras. No acabas de entender lo que significa género. Por supuesto, desde siempre ha habido mujeres "machistas", por lo tanto, también en el urbanismo hay arquitectas que no saben (o no quieren) proyectar bajo la perspectiva de género, pues prefieren adoptar los roles masculinos tradicionales que han aprendido en la escuela. El caso del Portiño es uno de ellos. Urbanismo decimonónico.
Te sugiero que mires la web que recomendó Gloria.
Animo Mar, esta es la primera piedra, no teórica.