jueves, 3 de julio de 2008

DE VUELTA A CASA



Sorprende ver la dulzura de la mirada de Ingrid Betancourt, la dulzura con la que mira a su marido, con la que abraza a su madre, con la que se reencuentra con los ojos de su amiga y aliada, Clara Rojas, con la que iluminó el aeropuerto en que pudo abrazar a sus hijos, a su hermana a Fabrice... Siempre pensamos que el dolor, la tortura, la privación de libertad prolongada producirá en las víctimas una sombra irreparable de odio y resquemor. Los ojos de Ingrid sólo enseñan dulzura y alegría, una reposada e inmensa alegría.

La liberación de Ingrid Betancourt, junto con otras quince personas, ha sido una gran noticia para todo el mundo; quizás con la excepción de Chávez, empeñado en ser protagonista de cada momento definitivo en la historia hispanoamericana, la humanidad ha sentido como propia la libertad de una mujer cuyo cautiverio conmovió a los cinco continentes y cuya libertad fue reclamada en los países más distantes.

Ingrid, Clara, Consuelo, Enmanuel.. y tantos otros representan una tragedia que nos pertenece a todos; simbolizan un fracaso que alcanza con más dolor a quienes un dia pensamos que había revoluciones que valían la pena. Quizás no; quizás no estemos todavía preparados para interpretar correctamente la palabra “revolución”. Quizás el ser humano no sea capaz de procurar cambios verdaderamente “revolucionarios” sin hacerlo a costa del daño ajeno, sin pisar los derechos de los menos conformes, sin privar de libertad, sin perseguir a los contrarios, sin amordazar...

Tal vez, como decía hace unos dias Ventoso en un artículo, las FARC sea lo que hay al final del camino iniciado por el Che. A lo mejor si Ernesto Guevara estuviese vivo andaría envuelto en las sombras de la selva atando con cadenas a gentes que, como Ingrid, sólo aspiraban a ser un poco más libres en su país.

Prefiero pensar que no, que si el Che viviese hubiera entendido el valor de la democracia, de la ciudadanía libre, del pensamiento, de la igualdad, de la dignidad.. Me gusta pensar que un revolucionario también es aquella persona que sabe que la justicia, o se construye entre todos o es despotismo; que dar de comer, educar, proporcionar instrumentos para construir una sociedad equitativa y justa se hace mejor desde el diálogo, la democracia y la paz. Que no hay país ni bandera que valga la muerte de un inocente, que no hay revolución que valga seis años de la vida de una persona, de su familia, de sus amigos...

Hoy prefiero la dulzura de la mirada de Ingrid y sus palabras “es el principio de la paz”, que las soflamas revolucionarias. Y estoy segura de que Guevara, desde su “entrañable transparencia” sonríe también pensando que hay mejores maneras de construir su – nuestro- sueño de igualdad que tirarse al monte... Bienvenida, Ingrid!.

7 comentarios:

jepero dijo...

La privación de libertad durante cuatro años y seis meses debe ser una auténtica pesadilla...Sin duda la alegría y a la dulzura de su mirada se debe al verse libre de nuevo.
Me alegro de su liberación, pero también pienso en otras personas, menos relevantes que Ingrid, que estarán esperando el día en el que pudan volver a ser libres.

demócrito dijo...

El ideal de la “revolución latinoamericana”, encarnada en los diferentes movimientos guerrilleros en el continente sudamericano, es la historia de una tragedia social previa. Las FARC no podían ser ajenas a esta dramática historia. Su degeneración en un movimiento puramente terrorista y delincuente, ajeno al sentir de la mayoría social, es sólo una muestra más de cómo el hombre es capaz de hacer las cosas más abyectas en nombre de supuestos “bellos ideales”. Cuídate en convertirte en un monstruo combatiendo al monstruo, decía el filósofo. El problema es que en Colombia la política es violencia desde hace décadas: guerrillas, paramilitares, narcotráfico, ejército, etc Las FARC representan la cúspide de esta degeneración de la política, pero no son los únicos. En Latinoamérica han sido muchos los ejemplos de esta degeneración, pero no es lo mismo la historia del Sandinismo-Nicaragua- o del Frente Farabundo Martí-El Salvador- que Los Montoneros o el ERP argentinos o que las del FNL o las FARC colombianas. Parece que las guerrillas centroamericanas fueron más “fieles” al paradigma del “bello ideal”. Quizás, porque en el otro lado, en el lado de los ejércitos y los paramilitares, las matanzas alcanzaron niveles difícilmente alcanzables. Pero, a diferencia de Luis Ventoso, no creo que necesariamente el Che conduzca a las FARC. Y esto no lo digo porque idealice la figura del Che, simplemente lo digo, porque considero muy poco honrado intelectualmente decir “si tal personaje estuviese vivo haría esto o lo otro..”, cosa de por sí indemostrable, pues no se dan ni una cosa ni la otra. El problema está en la vía violenta para imponer la revolución. Incluso, el problema está en la misma idea de Revolución. Como toda revolución necesita de un guía-el guía revolucionario (Castro, Mao, Lenin, Trostki, Stalin, Sandino...), para llevar a cabo su proyecto radical de cambio social, son las “ideas” del guía las que tienen que “imponerse” a la realidad social y, como la realidad social tiende a ser compacta-sólida y difícilmente cambiable a golpe de decreto-ya tenemos el sufrimiento social garantizado, pues toda idea es discutible y debe ser discutida en un debate social donde se pretendan alcanzar consenso sobre lo qué hay que hacer. El Che no es más que una víctima más de esta falacia, como lo es Castro o Marulanda o Trostki.

No lloremos por las FARC, lloremos por Colombia. Y no olvidemos que sin FARC o con FARC la violencia política no desaparecerá fácilmente de este país.

diego vazquez dijo...

Veo que te sobra el tiempo para escribir sobre futbol o tus poco favorecedores cortes de pelo, pero para contestarle a alguien como yo que se ha molestado en escribirte denunciando la situación actual de algunas zonas de La Coruña.... para eso no hay tiempo.

Lamentable.....

Alonso81 dijo...

Pues si...pero no se, para mi ha sido todo muy raro...Aqui ha pasado algo más, es raro todo, la liberacion tal...no se...para mi hay dinero de por medio y lo han hecho paises como francia o tal que asi se habla de eso y no de lo mal que van...pero claro es mi humilde opinion jeje

peter pan dijo...

Yo no sé qué hubiera sido del Ché hoy en día.
No sé si se habría redimido abrazando la democracia o por el contrario hubiera ahondado en su faceta de matón sanguinario, maestro del juicio sumarísimo y de los improvisados pelotones de fusilamiento.
No me gustan los matones, me da igual que sean revolucionarios o contrarrevolucionarios. Son perros con distintos collares pero el resultado es el mismo. Son los causantes de la miseria, de la siembra del odio, del abuso sobre los más débiles, del atraso y la manipulación.
Algunos efectivamente, con el paso de los años, devienen en democratas comprensivos y se retiran de la primera línea por falta de fuelle, pero son incapaces de tan siquiera intentar acabar con el monstruo que crearon.
Lo hemos visto muchas veces con los etarras de antaño que "luchaban por ideales", a los que sucedieron otros cada vez más radicales.
No,no me gustan los matones, aunque sean fotogénicos y queden bien en las camisetas.
No me considero en absoluto 'hermano' de ninguno de ellos, ni de los que matan con la mano izquierda ni de los que lo hacen con la derecha.
No hay romanticismo en las pistolas.

Mar Barcón dijo...

Permitidme que le conteste a Diego Vázquez. Siento no haberte podido contestar hasta hoy. Me mandaste unas fotos a mi correo del Ayuntamiento y he tenido problemas con él y con las imagenes (no con las tuyas sino con las que me llegaban en todos los correos); emepezó a funcionarme bien ayer domingo por la tarde en que ya pude ver cosas en el correo. Si no te importa te lo contestaré al tuyo, aunque también te deja´ré una copia aquí.

Lamento que hayas pensado que no te iba a contestar. No sé tú, pero si no tuviera pensado contestar a las críticas y comentarios que haceis, como te puedes imaginar, no tendría un blog, no?.

Anónimo dijo...

La liberación de IB es el resultado de la politica de firmeza del presidente Uribe frente a los terroristas de las FARC. Frente a la violencia del terrorismo no hay mas respuesta que la firmeza del Estado de Derecho.-

- "Acabé con el problema dándole un tiro con una pistola del calibre 32 en la sien derecha? Sus pertenencias pasaron a mi poder". diario de Sierra Maestra del Che, enero de 1957.