lunes, 7 de julio de 2008

LA CHICA SENTADA AL LADO DE ZAPATERO


Allá por el año 2000 un compañero del Partido Socialista me comentó “leí unas declaraciones muy atinadas acerca de la participación de los jóvenes en la política; las hizo una chica de la Ejecutiva Federal, nueva, esa que estaba sentada al lado de Zapatero en la foto de otro dia”. La foto en cuestión era de un acto con gente de las JSE, las declaraciones eran, en efecto, atinadas y la chica era Leire Pagín.

Algunos meses más tarde la Agrupación Socialista invitó a Leire a un acto. Visitó el Ayuntamiento, se reunió con entidades sociales en la sede y salió “de marcha” con un grupo de compañeros y compañeras que han mantenido con ella una relación de colaboración y cariño durante estos años. Con Zapartero en la Presidencia del Gobierno, Leire nos visitó ya como Secretaria de Estado de Cooperación, acompañando a César Antoni Molina, en aquél momento al frente del Instituto Cervantes.

Leire es seria, trabajadora, amiga de sus amigos, consciente de la importancia de las instituciones, sensible, inteligente, feminista y leal con quienes han sido sus compañeros de viaje desde hace años: Carmen Chacón, Pepe Blanco y José Luis Rodriguez Zapatero. En la Ejecutiva encontrará, además, a algunos de sus compañeros de viaje en las JSE, como Eduardo Madina.

Tiene la misma edad que tenía Felipe González cuando accedió a la Secretaría General del PSOE y el doble de experiencia institucional que él: ha sido diputada y Secretaria de Estado; ha viajado por medio mundo a lugares en situaciones de especial conflictividad, ha participado en alguna de las tertulias más seguidas de la radiodifusión española – La Ventana de Genma Nierga- y ha salido indemne de la Comunidad en la que el Partido Socialista mantiene una situación precaria y de continuos enfrentamientos entre distintas facciones.

Zapatero y Blanco han elegido este Congreso para dar algunos pasos irreversibles: su generación se coloca al frente del Partido en toda España. Además de ellos, Antonio Hernando, Iceta, Patxi López, Elena Valenciano, Mar Moreno o López Aguilar son algunos de los nombres que se han situado en la dirección del socialismo español y están llamados a gobernar España y las CC.AA. y a convertirse en referentes del socialismo europeo. A su lado, Zapatero y Pepe Blanco han querido abrir la puerta a la siguiente generación; a Carmen Chacón le acompañan personas como Oscar López, futuro Secretario General de Castilla y León, Eduardo Madina y la flamante Secretaria de Organización, Leire Pagín. Toda una declaración de intenciones.

Nada asegura más el fracaso que la parálisis. Por supuesto, renovar no significa eliminar de un plumazo a compañeros y compañeras veteranos, con experiencia y que deben seguir formando parte de los órganos de dirección del Partido y de las instituciones, pero si no se abren puertas y se potencia la incorporación de las sucesivas generaciones, el proyecto socialista no puede impregnarse del discurso y de las respuestas que esperan millones de españoles y las propuestas no podrán ser redefinidas en las claves que la sociedad va demandando.

Zapatero ha dado ejemplo. El Congreso no sólo ha servido para proponer cuestiones de la mayor importancia social, como la integración plena de los inmigrantes, la laicidad, los derechos políticos de los españoles en el exterior, la reforma de la Ley del aborto, la necesaria financiación de la administración local con la reformulación de sus competencias, medidas para el ahorro energético o la modernización del modelo de partido. No sólo ha permitido una profunda en interesante intervención del Presidente del Gobierno en relación a las reformas de la economía, las medidas de apoyo a los sectores más desfavorecidos y el dinamismo de los diferentes sectores productivos...

También ha sido el Congreso de la renovación de las personas, del cambio generacional y de la transición entre grupos de compañeros y compañeras que tienen que asegurar la continuidad, desde la modernización, del proyecto que empezaron 18 compañeros hace casi 130 años. Esta vez la chica estaba sentada al lado de Pepe Blanco, en el sitio de la Secretaria de Organización, al lado del Vicesecretario General.

4 comentarios:

jepero dijo...

De vez en cuando es necesario renovarse y darle paso a nuevas generaciones que están en sintonía con la sociedad actual y con los cambios que experimenta.

Lo que mas me agrada es la forma de hacerlo: con tranquilidad, con sosiego, diciendo cada uno y cada una lo que piensa abiertamente...y sobre todo la buena imagen que dimos a la sociedad.

Que gran diferencia entre este congreso y el último del pp: malos gestos, puñaladas por la espalda, corrillos crispados, declaraciones fuera de lugar,indirectas, etc.

Para que luego digan que todos los partidos políticos son iguales...qué gran diferencia!

Qué orgulloso me siento de formar parte de este gran partido!

Anónimo dijo...

“Cambiemos el mundo de base hundiendo al imperio burgués” es lo que dicen dos de los versos de la versión de “La Internacional” que se canta en el PSOE, y que el domingo fue entonada puño en alto por los jóvenes que Zapatero ha elegido para dirigir el partido.

Que se propongan “la transformación de la sociedad” unos hijos de papá que disfrutan de coche y avión oficial y piden salas VIP pero siguen hablando de hundir el “imperio burgués”, y que eso lo canten haciendo el mismo gesto con el puño que los comunistas y los batasunos no es, desde luego, ningún signo de radicalismo. Para nada, oiga. Me parece, más bien, una muestra de lo poco que se creen ellos mismos las patrañas que sueltan en sus mítines.

Túzaro dijo...

Por favor ¡NO PUBLIQUES ESTE COMENTARIO! Elimínalo!!!! (Es Pajín, con jota) Un bico.

Mar Barcón dijo...

Toda la razón del mundo, Túzaro... y cómo no lo voy a publicar... Leire Pajín... pero no veas lo que me cuesta poner esa "j"; me suena fatal a la vista, así que siempre acabo poniendo una "g". Gracias, camarada...

Y me va a permitir el invitado anónimo el comentario, pero yo no le haría mucho caso a la letra de un himno que fue compuesta allá por 1871.. De hecho si le hacemos caso a la letra de los himnos, los alemanes invadirían medio mundo, los belgas siguen a vueltas con el Duque de Alba y los gallegos opinamos que son imbéciles los que no nos entienden...

La Internacional es un himno obrero compuesto a partir de unos versos de los "Cantos Revolucionarios" de Pottier, en la Francia de finales del siglo XIX. Su letra habla de la solidaridad entre los trabajadores y de un mundo ideal sin amos, sin siervos, en que la fraternidad entre compañeros es el símbolo de su unión. Una hermosa canción del movimiento obrero, nada más.. y nada menos..

Uno de los "niños de papá" del puño en alto es una joven que fue brillante en sus estudios, cooperante en su primera juventud, Secretaria de Estado de Cooperación y que ha estado en primera línea de trabajo con ONGs, entidades del tercer mundo y desposeídos en general...

Al otro, ETA le regaló un bombazo que le voló una pierna cuando no había cumplido los veinticinco años; jamás explotó su condición de "víctima" y ha sido un ejemplo de dignidad y de valentía.

Me quedo con estos "niños de papá" del puño en alto.