jueves, 12 de junio de 2008

DE LAS HUELGAS Y LOS DERECHOS


El miércoles unas cuantas decenas de armadores decidieron presentarse en el Parlamento gallego, invitados por el PP, acceder a la tribuna, seguir el Pleno en el que se debatían cuestiones relativas a la huelga-cierre patronal de la pesca y el transporte, lanzar vítores cuando los discursos les sonaban a gloria y finalmente apostarse en las puertas del recinto parlamentario para impedir la salida de los diputados y miembros del Gobierno gallego.

Empujones, gritos, amenazas y hasta bengalas prendiendo fuego a los pobres árboles del jardín del Pazo do Hórreo, fueron añadiendo tensión a medida que pasaban las horas, hasta que alguien debió de caer en la cuenta de que “secuestrar” a los representantes de la soberanía popular no era el mejor método para apoyar sus reivindicaciones.

A lo largo del dia se sucedieron actos violentos en varios lugares del país que se saldaron con decenas de detenciones, mientras el Ministerio negociaba con los representantes sectoriales y se alcanzaba un acuerdo mayoritario en pocas horas.

En Coruña, durante un año un grupo de funcionarios, mayoritariamente policias y bomberos, boicotearon actos públicos, cortaron calles, produjeron embotellamientos y caravanas en horas punta, acamparon en los cantones e intentaron evitar hasta la dedicatoria de un parque al fallecido Carlos Casares – en presencia de su viuda y sus hijos- y una plaza al intelectual Isaac Diaz Pardo, verdadero símbolo de la libertad y el galleguismo cívico.

Tiene un trabajador o trabajadora más derecho a cortar una calle que otro ciudadano a circular con libertad por ella?

Es una reivindicación de mejora de salario de un funcionario público causa que justifique un colapso circulatorio en una ciudad ?

Merece un hombre que luchó por la libertad de todos que algunos no respeten la suya y la de los suyos cuando su ciudad quiere honrarle de manera pública?

Es lícito forzar una negociación amenazando y violentando a los legítimos representantes de la ciudadanía?

Tal vez, en este inicio de siglo, debamos empezar a reescribir los límites de nuestros derechos con los caracteres de un nuevo civismo y una democracia más sólida.

23 comentarios:

Roberto dijo...

Es difícil de justificar la violencia y la coacción.

Leo hoy en un periódico, las cifras económicas que se barajan como consecuencia de esta huelga, lo que les sucede a los ganaderos como consecuencia de la no recogida de leche sin ir más lejos, e impresiona ver como se ven obligados a tirar millones de litros de leche y medio planeta pasando hambre y penurias.

"Tiene un trabajador o trabajadora más derecho a cortar una calle que otro ciudadano a circular con libertad por ella?"

No sé si tienen más derecho o menos pues creo que todos somos, fuimos o seremos, ciudadanos trabajadores, lo que si sé, es que pienso de las acciones de aquellos que tienen su sueldo garantizado, gracias al trabajo de los demás.

No es ético que trabajando en la función pública y cobrando todos los meses, causen perjuicio precisamente al fin para el que trabajan.

jepero dijo...

Siempre se dijo que los derechos de una persona acaban donde empezaban los de otra... pero en los últimos tiempos esta premisa se ignora por completo.
Me reconozco incapaz de señalar que es mas indigno: un piquete "informativo" o un esquirol, habría que reflexionarlo largamente.
Con respecto a las maniobras del pp, creo que no nos resulta extraño nada de lo que hagan, aprovechan hasta el mas mínimo contratiempo para aplicar el primer artículo de la oposición:

Art.1: "El Gobierno siempre tiene la culpa"

demócrito dijo...

Vivimos tiempos oscuros donde la conciencia cívica brilla por su ausencia. Vivimos tiempos difíciles dónde parece que hay que volver a luchar por lo más evidente. Por los derechos más elementales de la ciudadanía. Las huelgas salvajes de los transportistas y armadores, no olvidemos que son pequeños patrones, ocurridas estos días reflejan algo más que la mera descripción de los hechos. Tomar las calles y paralizar todo un país, violentar la sede de la soberanía popular y demás actos incívicos protagonizados por los piquetes, es el síntoma más claro de la mutación de la conciencia social ocurrida en las últimas décadas. Que, como consecuencia de ello, el país tenga que sufrir un daño económico grave; que, como consecuencia de ello, algunos trabajadores tengan que sufrir regulaciones de empleo o que algunas empresas se encuentren en serias dificultades, les importa un pimiento a estos aprendices aventajados de la kale borroca camionil. Para ellos, sólo importa su problema; para ellos, el Estado o la Xunta, deben-faltaría más-darles la solución definitiva a sus problemas que son el problema. Poco importa que se trate de sectores donde poco se respetan las normas y la legislación vigente. Poco importa, pues ellos tienen el poder y nos muestran, a los demás, su poderío para paralizar medio país y hacernos rehenes de su intolerable chantaje. Lo ocurrido estos días es lo que no puede ocurrir, y es el gobierno y la Xunta los que deben sacar las lecciones adecuadas para evitar que a corto plazo se repita lo sucedido. Por el bien del Estado de Derecho y por el bien de la sociedad. El gobierno debe hacerles saber, desde ya, que con esos métodos no sólo no conseguirán lo que pretenden, sino que además el peso de la ley caerá con todas sus consecuencias sobre las cabezas responsables de tales acciones.

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Mar, sempre cometes o mesmo erro de ortografía.... demóstrase o teu tesón...

Co intelixente e preparada que es..., creo que unha parlamentaria de alto nivel como o teu debe de respectar as leis emanadas do noso Parlamento, non cres?

Pois, iso, A Coruña....

Creo que vou ter que enviarche de vacacións á Cidade do Vaticano....

Un forte abrazo

Mar Barcón dijo...

No Xabier, no cometo ningún error de ortografía. Una cosa es qeu cuando nombro de manera oficial a mi ciudad lo haga con el nombre que se le dió en el Parlamento gallego: A Coruña y otra que, cuanod coloquialmente o en un post escriba acerca de mi ciudad pueda nombrarla con cualquiera de las tres fórmulas con las que los ciudadanos la llaman: A Coruña, La Coruña o Coruña.

Si te fijas verás que no siempre uso el mismo y es que una de las principales riquezas de nuestra ciudad es esa, precisamente, puede llamársele de tres maneras diferentes.

Así que ningún problema.. Por un lado el nombre oficial y por otro cómo le llamamos de manera coloquial.

Lorena Santos dijo...

"Mi libertad termina donde empieza la del otro".
Deberíamos aplicarnos un poco el cuento, ya que a veces se nos olvida.

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Es una respuesta poco satisfactoria para una persona de tu nivel político e intelectual.

Eso puedes decírmelo en un mitin pero no aqui... y menos a mi....

Siento discrepar, frontalmente, en este asunto contigo.

No es sencillo entender tu postura..

Anónimo dijo...

Así que isto é unha folga...Non!
Isto é un paro/peche patronal, que é moi diferente!

Cando haxa unha folga, xa falaremos dos seus límites. Agora debemos falar dos límites dos paros e peches, que deben ser maiores cós das folgas.

Apertas,

Bernabé

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Dende A CORUÑA:

O paro puxo de relevo outro baleiro lexislativo da nosa nova democracia española e, en consecuencia, dos nosos inexpertos políticos: o dereito á folga, ou ao peche patronal, como ocorreu nesta ocasión.

Hai que establecer, definitivamente e con coherencia, as formas de defender os dereitos de cada colectivo con problemas así como protexer os do resto da cidadanía.

A reacción de certos consumidores provocando colas nos chafarices das estacións de servizo e esgotando as existencias dos supermercados, contribuíu á multiplicación dos efectos da protesta.

Unha das cuestións que máis importan é ver como ven os cidadáns esta forma tan agresiva de loitar polos dereitos dun colectivo concreto, que o venres se trasladou a outro, o dos taxistas, e que ten visos de contaxiar a actividades non directamente relacionadas co consumo do petróleo: desde os empregados en xeral aos que a inflación lles mingua o poder adquisitivo dos seus salarios aos que sofren os efectos do encarecemento do diñeiro, ben sexa a través das hipotecas, dos descontos bancarios ou dos leasing.

Convén ter en conta que en boa parte dos casos os autónomos son en realidade traballadores por conta allea que se viron abocados a exercer de pequenos empresarios. Pero a efectos legais, son empresarios, co que as súas reivindicacións deben discorrer por canles diferentes ás dos traballadores.

Entendo a mobilización aínda que non comparto os métodos violentos que unha parte deles empregaron a través dos piquetes informativos.

O Goberno do PSOE actuou tarde e mal.

Xabier Pita Wonenburger dijo...

O nome da Coruña démosllo os galegos, a través dos nosos respresentantes no Parlamento de Galicia.

Creo que iso é máis que suficiente para aceptar e respectar aos que cremos que a norma é "sacra" e inviolable.

Anónimo dijo...

si usted tuviese problemas para comer y dar de comer a su familia, si renunciase a estar con ellos para ganarse un sueldo que resulta insuficiente, entonces me gustaria saber si se limitaria a ser diplomatica o removería cielo y tierra para y por el bien de su familia y el suyo propio.

en un tiempo en el que las formalidades en la politica son tan transparentes como el aire, es logico que se llegue a estos extremos. O acaso se quedaría de brazos cruzados cuando la via diplomatica se agotase? renunciaria al bienestar de su familia por ser correcta?

y sobre el ejemplo de los funcionarios de bomberos y de policia, me consta que todos ellos y sus sindicatos agotaron la via de la diplomacia durante años recibiendo oidos sordos de la administracion.

tambien es cierto que un ejemplo mas reciente de protestas puede ser el que no ha nombrado de los residentes de someso y mesoiro.

a veces gritar es la unica forma

pablo garcia dijo...

El balance entre los derechos y los deberes de uno, frecuentemente se ven alterados y cuando esto sucede la gente se plantea? ¿El como actuar?
Pienso que para eso esta la ley. Si tú crees que un derecho tuyo se ve violado debes de denunciarlo para poder cambiar la situación aunque sabemos que puede llevar un tiempo. La no creencia en al sistema o en su lentitud o simplemente la caradura de algunos provoca que determinadas personas quieran solucionar sus exigencias laborables(a veces caprichosa) por la vía rápida que es la de provocar incertidumbre, caos y daños a terceros. Pero esta forma de actuar da, lógicamente, la vuelta ala tortilla, es decir, de estar en una situación de derecho de una exigencia pasas a estar condenado por no cumplir tus deberes. A los trabajadores les corresponde velar en el trabajo, tanto por su propia seguridad como por la de aquellas personas a las que pueda afectar su actividad.
De hecho tenemos que:
” podrán recabar la tutela de tales derechos ante el orden jurisdiccional competente por razón de la materia, mediante un procedimiento sumario y preferente, con la consecuencia de la anulación de la eventual conducta vulneradora, la reposición a la situación previa a la vulneración y la reparación de las consecuencias dañosas.”
De todas maneras es diferente la situación vivida en nuestra ciudad hace un año. En este caso alguno soñaba con sus ideales mientras otros se aprovechaban de ello y ejercían el oportunismo político como buen titiritero. No creo que fuese una reivindicación de sus derechos sino más bien maniobras políticas oportunistas.
Porque por cierto, anónimo,los funcionarios que tú dices de los mejores pagados de Galicia.

MiguelNR dijo...

Estimado Xavier Pita:

Desde la discrepancia, en cuanto a que deberían haber sido los ciudadanos coruñeses los que adoptaran el nombre de su ciudad, y no el Parlamento de Galicia, habría que recordar que cualquier ciudadano tiene libertad para denominar su ciudad como considere oportuno a nivel coloquial, sin que por ello esto afecte a la denominación oficial de instituciones y organismos públicos, regidos por leyes vigentes que, sobra decirlo, deben cumplirse.

Que seamos personas de orden y Derecho no implica, amigo Xavier, que no pueda haber lugar para la discrepancia política que da lugar a esas normas vía parlamentaria, para eso estamos en un país democrático, ¿no?.

Un saludiño.

RAS dijo...

Al anónimo:

Yo no discuto el derecho de cualquier trabajador / empresario en este caso, de hacer huelga. Dudo que le sirva de mucho ya que lamentablemente el problema reside en la mala planificación empresarial de un sector excesivamente atomizado y las subidas de combustible les ha dado la puntilla, ante eso poco puede hacer un gobierno.
A lo que me niego es a que en Europa siga funcionando ese eufemismo de los piquetes informativos, verdadera antesala de la permanente comisión de delitos de coacciones, daños, lesiones etc...
Si un trabajador/empresario del sector del transporte quiere parar y no trabajar me parece estupendo, si es capaz de organizarse y consigue que todos sus compañeros hagan voluntariamente lo mismo y se queden en casa logrando así desabastecer el país, pues que le voy a hacer, aguantarme y punto, ahora si a lo que se dedica es a bloquear carreteras y a impedir que los que no piensan como él puedan trabajar o el resto de los ciudadanos circular, a rajar ruedas y quemar camiones, entonces a aplicar el código penal y a tratarles como delincuentes, que es lo que una parte importante de ellos son. Sólo espero que se aplique la Ley con rigor, me llega con ver al camionero quemado o a los piqueteros atropellados (éstos últimos responsables en gran parte de lo que les sucedió) para pedir que en Europa (no es un problema exclusivo de España) se ponga coto a estas actividades delictivas, para que el derecho de huelga se pueda ejercer con plena libertad y al margen de la extorsión, en caso contrario seguiremos viendo como un 15 % de los camioneros siguen parando un país con métodos mafiosos cuando el otro 85 % ya llegó a acuerdos para levantar la huelga.

Roberto dijo...

Sorprende ver, como se pierde el hilo de lo que realmente importa por un "La Coruña"
En cuestiones como las aquí comentadas me preocupa más la salud económica, de los ciudadanos, es decir la del país. Que se lle chamo A Coruña a cidade onde vivo.
Pues si lo más importante en este momento, es acatar lo que decide la mayoría de Galicia sobre el nombre de mi ciudad, yo seré siempre libre de llamarla como quiera. O todo lo que hablamos, decimos y escribimos, debe de ser oficial.
Por esa regla de tres corrige a la gente de cada zona de Galicia, que utilice el seseo, la gheada. E mellor suprimir as variantes do galego.
Non sei, igual estou herrado pero penso que a lingua e mais rica, por ser mais variada.
Y lo aplico en castellano, e en galego.
Non sí.

Anónimo dijo...

xabier, libertad, no a las imposiciones

Alonso81 dijo...

Si Si y Si, totalmente de acuerdo contigo
Yo sinceramente, senti pena, al ver como en la huelga, algunos obligaban a otros a ir a la huelga...¡¡¡Obligaban¡¡¡, cada uno debe ser libre de hacer lo que quiera, y me quedo una frase de un señor que estaba esperando pacientemente en su coche...dijo :"espero que ellos tengan la misma paciencia si un dia nosotros hacemos una huelga igual"...

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Algunas “pinceladas” de de la Constitución española:

La Nación Española, deseando establecer la justicia, la libertad y la seguridad y promover el bien de cuantos la integran, en uso de su soberanía, proclama su voluntad de:

• Garantizar la convivencia democrática dentro de la Constitución y de las Leyes conforme a un orden económico y social justo.

• Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la Ley como expresión de la voluntad popular.

• Proteger a todos los españoles y pueblos de España en el ejercicio de los derechos humanos, sus culturas y tradiciones, lenguas e instituciones.

• Consolidar un Estado de Derecho que asegure el imperio de la Ley como expresión de la voluntad popular.

España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, que propugna como valores superiores de su ordenamiento jurídico la libertad, la justicia, la igualdad y el pluralismo político(art. .1)

La riqueza de las distintas modalidades lingüísticas de España es un patrimonio cultural que será objeto de especial respeto y protección.

Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la Ley.

Los ciudadanos y los poderes públicos están sujetos a la Constitución y al resto del ordenamiento jurídico.

Las Cortes Generales representan al pueblo español y están formadas por el Congreso de los Diputados y el Senado.

Dentro de los términos de la presente Constitución, los Estatutos serán la norma institucional básica de cada Comunidad Autónoma y el Estado los reconocerá y amparará como parte integrante de su ordenamiento jurídico.

“Pinceladas del Estatuto de Galicia”

Son funcións do Parlamento de Galicia as seguintes:

a) Exerce-la potestade lexislativa da Comunidade Autónoma. O Parlamento só poderá delegar esta potestade lexislativa na Xunta, nos termos que establecen os artigos 82, 83 e 84 da Constitución para o suposto da delegación lexislativa das Cortes Xerais ó Goberno, todo iso no marco do presente Estatuto.

Código Civil español:

Las normas se interpretarán según el sentido propio de sus palabras, en relación con el contexto, los antecedentes históricos y legislativos, y la realidad social del tiempo en que han de ser aplicadas, atendiendo fundamentalmente al espíritu y finalidad de aquéllas.

La ignorancia de las Leyes no excusa de su cumplimiento.

La exclusión voluntaria de la Ley aplicable y la renuncia a los derechos en ella reconocidos sólo serán válidas cuando no contraríen el interés o el orden público ni perjudiquen a terceros.


Ahora podemos analizar los motivos de algunas huelgas...., del trato inadecuado a Educación para la ciudanía, etc, etc.

Mar Barcón dijo...

Permitidme un nuevo comentario en torno a lo que algún invitado apunta con respecto al derecho de las huelgas/cierres y sus consecuencias pasadas y futuras.

Es el problema de los armadores de altura y bajura un problema de "no tener pan que dar a sus hijos"?. Rotundamente no. Es un problema de costes del gasóleo, de coste final del producto, de un sector que recibe ayudas cuando trabaja, cuando no trabaja, cuando hace barcos nuevos y cuando los desguaza. Por cierto, cuando la actual Conselleira de Pesca y sus compañeras de marisqueo se manifestaban por Galicia adelante pidiendo ayudas para la regeneración de las rías, no se apreció la misma sensibilidad por "las gentes del mar y sus necesidades" desde los empresarios de la pesca; antes bien, los armadores criticaron abiertamente las movilizaciones del sector del marisqueo porque "perjudicaban al sector".

Admitiendo que el transporte por carretera está en una difícil situación y que la imposiblidad legal, hasta el momento, de implantar tarifas mínimas que eviten la precariedad y el intrusismo ha sido determinante a la hora de que esta actividad sufra intensamente el rigor de la crisis, insisto una vez más en que en el mismo momento del corte de carreteras, del intento de quemar vivo a un transportista o de las agresiones entre compañeros se estaba negociando y apenas cinco dias después de empezada, la huelga estaba bastante desactivada.

Por cierto, creo que ninguna medida será suficiente si desde la UE no se avanza en facilitar la implantación de tarifas mínimas que eviten la pervivencia de un modelo profesional casi "preindustrial". Si las autoridades europeas no entienden que este es un buen momento para regular así el transporte, quizás no deba sorprendernos que para muchos ciudadanos el Tratado de Lisboa no sea tan digno de aprecio.

En tercer lugar, opino que parte de la labor sindical, de los representantes de los trabajadores es valorar el alcance de las movilizaciones, no sólo como medida de presión sino como escenario de relación futura entre empleados y empleadores, pero también cara a los usuarios de lso servicios. Pocas veces se fue tan lejos por tan poco como en las movilizaciones de policías y bomberos de A Coruña. Seguramente aún está por evaluar el daño producido en la estima y la valoración ciudadana por dos profesiones que tienen entre sus funciones el amparo a las personas. Quién debe despertar respeto dificilmente lo consigue empeñándose en que llegues con dos horas de retraso a tu trabajo o a recoger a tus hijos al cole, sobre todo teniendo en cuenta que una parte mayoritaria de los que sufrían cada atasco, por ejemplo, tenían contratos temporales o eran mileuristas. Nada que ver con ser funcionario, no?.

Y por último, en mi opinión - y así se lo transmití en varias ocasiones a los representantes vecinales de Mesoiro- la movilización era al tiempo desmesurada y descabellada, por tanto, muy difícil de parar... Se cortó Lavedra por un rumor!. Cómo se para eso?.

Cuando una persona se pone a la cabeza de una manifestación o de una movilización debe tener claro que la presión, los límites, el ámbito de la negociación y los términos de la misma son factores que debe conocer y respetar. Un país como el nuestro tiene, por cierto, mecanismos de negociación laboral, colectiva, recursos de difusión de reivindicaciones, instrumentos de información y participación ciudadana variados y completos para que se reserve para situaciones "límite" movilizaciones tan crudas como hemos vivido estos dias. Quemar a un compañero vivo dentro de su camión, quizás no sea lo más aquilatado para el segundo dia de huelga, no?.

Carlos dijo...

Primero convendría distinguir claramente entre paro y huelga. Mientras a los trabajadores en huelga se les obliga a cubrir servicios mínimos y con dureza en algunas actividades (sanidad, educación...)en los cierres patronales, amigos foreros, no hay limitación de ningún tipo, no cubren ni siquiera necesidades sanitarias de medicamentos, estos patronos utilizan tácticas gansteriles de presión política para mejorar sus cuentas de resultados, habría que ver las nóminas de algunos de sus empleados, o, porque hasta ahora realizaban servicios con tres o cuatro subcontratas por medio, rebajando sus tarifas con tal de acumular rutas y clientes.
También me gustaría saber donde estaban todos ellos cuando otros colectivos de empresarios, o incluso de trabajadores próximos a esos pequeños autónomos protestaban y paraban, por cierto de forma más cívica, para pedir mejoras en las condiciones laborales.
No olvidemos que la dignidad de una persona o colectivo no se demuestra sólo defendiendo sus derechos, sino demostrando solidaridad con los más débiles cuando la necesitan.
Respecto a los funcionarios, sobre todo cuando son servidores publicos de la seguridad ciudadana, no es de recibo que colapsen una ciudad, y no es de recibo que utilicen falsas bajas laborales para dejar un servicio totalmente descubierto, afectando esto de manera gravísima a la seguridad ciudadana,y sino, revisar cuantos policías y bomberos hubo algún día del verano pasado cubriendo las necesidades de la ciudad.
Por lo tanto, todo ciudadano tiene derecho a defender su salario digno, su trabajo, pero no aplicando el fin justifica los medios, y por favor, no me pongáis como ejemplo de defensa de no se que intereses a los vecinos fascistas de Mesoiro, Eirís o Castrillón, que como argumento utilizan que en las listas de vecinos hay apellidos de posible origen gitano, ya sólo falta pintarles en la frente la estrella de David, por favor, seamos un poco serios.
Y para finalizar, creo que el uso de un topónimo no debería dar para liar las participaciones de un blog en un tema tan importante para nuestros gobernantes y nuestra sociedad. Así que querido Xabier, no seas tan desmesurado y tan hiperpolticamente correcto, que esto es un foro de participación entre compañeros, lo bueno de la sociedad que estamos construyendo es que podemos estar en el mismo plano una concejala y parlamentaria y unos simpatizantes, compañeros, e incluso rivales políticos. Por lo tanto que Mar Barcón utilice diferentes registros en función del espacio en el que se encuentre, no sólo me parece correctísimo sino de gran visión política, porque te recuerdo que en Coruña, hay muchos ciudadanos que discrepan en cuanto al topónimo, y una concejala gobierna para todos/as, los que esán a foavor y en contra. Saludos.

Xabier Pita Woneburger dijo...

Desde a Coruña:
Carlos, es buena tu indefinición. hay muchos….., si, es cierto… ha habido el 9 de marzo de 2008 en el Concello de A Coruña 67.297 votos para el PSOE (44,70%) . En el 2004 fueron 72.040 (46,35%) y en el 2000, 41.602 con el 30,16%

En las mismas elecciones del 2008 en el Concello de A Coruña no nos olvidemos que hay otros 80.479 que no nos han votado.

Creo que el debate es muy interesante pero no deberíamos centrarnos en cuestiones puntuales. Para mi es un problema estructural y no coyuntural como algunos políticos profesionales quieren hacer creer a la ciudadanía: Hemos buscado e investigado con seriedad energías alternativas?

Desviar la atención hacia problemas importantes aunque puntuales evita centrarnos en los problemas que, sinceramente, no interesan a los políticos y me refiero, por ejemplo, a la Reforma de la Ley electoral aunque acaba de anunciar la Vicepresidenta que se debe abordar el debate y la reflexión del cambio.

El topónimo no es más que una manipulación política interesada, entre otras muchas, a la nos vemos sometidos los ciudadanos.

El derecho de huelga es uno de los medios legítimos fundamentales de que disponen los trabajadores y sus organizaciones para la promoción y defensa de sus intereses económicos y sociales.

Actualmente, aunque la Constitución española reconoce expresamente este derecho como un derecho fundamental, no se ha llevado a cabo su desarrollo.

¿Cuales son los motivos que nos llevan a que estos derechos no se hayan adecuado a la situación actual?

Simplemente porque los políticos no han hecho su trabajo y han incumplido el mandato constitucional y si hubiera una Ley electoral que nos permitiera “sancionarlos” por no hacer su trabajo creo que el “panorama “ cambiaría radicalmente.

Hoy es el petróleo. Pronto serán el desempleo, Pensiones, etc.

Bueno, yo seguiré desde mi humilde rincón tratando de que el futuro sea mejor y lamento, muy sinceramente si alguna persona, como Carlos de quien no tengo el gusto de saber quien es, cree que no debo de plantear el tema del topónimo en el foro.

RAS dijo...

Resulta gracioso que desde el purismo nacionalista se exija absoluto rigor a la hora de emplear siempre y en todo lugar el topónimo oficialmente aprobado, es decir: A Coruña, y que sin embargo don Anxo Quintana justifique el empleo incluso oficial (y no digamos oficioso)del topónimo no oficial de Galiza, dos varas de medir, como siempre con los nacionalismos.

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Desde A Coruña:

En liña cos meus comentarios, o Banco de España lanzou unha grave advertencia sobre un dos piares do chamado "estado do benestar", ao alertar de que se non se reforma "pronto" o sistema de pensións para potenciar a súa contributividad e os sistemas complementarios, o envellecemento da poboación fará difícil a súa sustentabilidade.

Ademais, o Banco de España afirmou que o avance nas reformas estruturais, con carácter europeo e mesmo mundial, será decisivo, aínda que subliña que é ás autoridades nacionais a quen corresponde velar por que o seu desenvolvemento sexa suficientemente rápido e, sobre todo, efectivo.

A entidade supervisora destaca ademais no seu informe que o funcionamento do mercado de traballo determinará, en gran medida, a capacidade de axuste da economía.

Neste sentido, defende a progresiva eliminación das rixideces existentes, adecuando os incrementos salariais aos aumentos da produtividade e abordando algunhas das reformas pendentes no ámbito da contratación, de maneira que se elimine a segmentación actual.

Na súa opinión, a estas medidas debe unirse unha mellora na formación dos traballadores que incremente a súa produtividade e que facilite a súa adaptación ante cambios nas necesidades da demanda.

Ademais, defende que continúe o aumento do grao de competencia nos distintos sectores da economía, con políticas de liberalización e de desregulación. O gobernador subliña que, a pesar dalgunhas rixideces, hai expectativas razoables sobre a capacidade da economía para absorber os desequilibrios e as perturbacións recentes.