viernes, 20 de junio de 2008

CON TRABAJO Y SILENCIO...



Tiempo de trabajo y silencio... así definió Silvia Longueira, hace algunas semanas, cuando los tiempos eran – parecían – más oscuros, el momento que se abría para la necesaria integración de las familias de Penamoa, y el derribo de las chabolas de este asentamiento. Frente a los gritos, las dudas, las lupas no siempre bien intencionadas y la luz y taquígrafos que exigía encantada la oposición, Silvia en nombrre de su equipo reclamaba lo único que puede funcionar en estas situaciones: rigor, prudencia, trabajo y silencio.

Rigor de los equipos técnicos, que llevan más de seis años trabajando con las familias de Penamoa y del resto de los asentamientos, que las conocen, que les han procurado trabajo, que siguen la escolarización de sus hijos, que les han enseñado habilidades domésticas, hábitos higiénicos, a pagar la luz – incluso sin tarifa nocturna- y a vacunar a apagar la tele a las doce, para que los vecinos no se quejen nunca.

Prudencia a la hora de juzgar las posibilidades de integración de cada familia, a la hora de atender a sus demandas – a veces desmesuradas-, a la hora de pactar soluciones individuales, a la hora de calificar o descalificar soluciones como los poblados de transición, que dieron a veces un resultado magnífico y otras un rotundo fracaso.

Trabajo incansable, dia a dia, negociando con cada familia sus posibilidades, con cada barrio sus posibilidades de integración, con cada entidad financiera los créditos, con cada policía sus competencias, con cada ONG su apoyo, con cada área municipal su responsabilidad, con cada medio de comunicación sus límites, con cada Consellería sus subvenciones... Trabajo, trabajo, trabajo... de los equipos de Servicios sociales, de los de Urbanismo, que por fin han descubierto que el chabolismo también es asunto propio, de los compañeros de la policía local encargados de los asentamientos... enganchados a la integración, de las empresas de obra pública... para que luego digan de los ingenieros!.

Y silencio. Para preservar la intimidad de las familias, para que sus hijos tengan una oportunidad, para que sus portales no sean portadas, para dejarles vivir en paz... silencio e intimidad, como todos necesitamos para vivir, trabajar, triunfar, fracasar, amar... nuestro silencio...

Pero ayer, el silencio se rompió con el bendito ruido de las excavadoras, el bendito ruido del final de la exclusión... Todo el dia pensé en vosotros, en Regla, otra vez al pie del cañón, en Maite, siempre con una ocurrencia, en Pedro y Alberto dirigiendo una obra de mil perfiles, en el Delegado... qué bien, en Santi, tan orgulloso de su equipo... en aquél principio del siglo XXI y los Arcones cayendo bajo las palas y en Silvia... al fin, algo de ruido aliado al necesario silencio... Buen trabajo!

20 comentarios:

Matapollos dijo...

No me agradan las excavadoras, siempre habrá alguien a quien vengan a traerle algo brevemente malo. Aunque sólo sea un pequeño instante de tristeza necesaria.

Rigor, prudencia, trabajo y silencio. De estas cuatro palabras sólo una puede pertenecer a una excavadora.

En mi mundo de zanjas sigo viendo de cerca muchos piojos, uñas negras, ropa sucia, engaño, niños tristes y alegres con sus muertos a cuestas.

Alonso81 dijo...

Es que hay trabajo hecho en "la sombra" (que conozco gente lo hizo) para ayudar a esa gente y nunca se dice, pero mejor, porque asi se trabaja mejor.
Es un trabajo que no recibe gratificaciones públicas, pero si a nivel personal, la gratificación de saber que estás ayudando a gente, de que estás intentando que vivan como los demás, de que no miren Coruña(jeje, no entro en lo de A o La porque para mi es la misma sea el nombre que sea, es mar, monte, playa, grela, finisterre, museos, libertad...) desde la "esquina del mapa"...

Anónimo dijo...

MAR,¿que pequeña GRAN MUJER ERES!no me estraña cuando alzas la voz¡adelante!,Los pueblo se hacen grandes por la labor callada pero eficaz de sus ciudadanos,hay que hacer mucha,mucha pedagogia.. y hacer saber que no podemos preguntar al país ¿Que puede hacer por nosotros?sino preguntarnos¿Que hacemos por engrandecer a nuestra ciudad y sentirnos horgullosas de ella?trabajo silencioso pero que hace mella.Querida compañera¡ADELANTE!.
un fortísimo abrazo.
mari carmen calviño

MiguelNR dijo...

La cosa podría resumirse en: demasiado silencio.

Saludos.

Miguel dijo...

Wowwww, que chuli!!!!

No es por j**er, pero no me lo creo. Estoy de acuerdo en eso de la "labor callada y silenciosa" y demás. Más que nada porque no me interesa el trabajo de unos funcionarios, que ya tengo bastante con el mío. Pero ya me gusta menos cuando eso del trabajo "callado y silencioso" significa que aquellos que están a cargo de la cosa pública, ocultan información. Información tal como "a donde irán los realojados", "cuantos irán", "quienes son"...etc.

Información que tengo derecho a saber, como integrante anónimo de los aportadores a las arcas del estado. Sé que no me dirás que "es por mi bien", porque me crees capaz de decidir yo mismo lo que es útil para mí o no. Abundando, mi opinión es que todo (ripit: todo) lo que sale de los dineros públicos debería tener tanta luz y taquígrafos que la montaña de datos acabe por ahogarnos.

Y espero que tampoco se me diga que es "por el bien de ellos". Porque entonces apaga y vámonos. Si lo hacen con su dinero, dios y gloria. Si lo hacen con el de todos, luz, mucha luz.

En cuanto al asunto en sí de los penamoanos... mal asunto. Como algunos otros, yo vengo de Ferrol, y no te voy a recordar el caso de Caranza, que seguro que ya lo sabes. E imagino que el trabajo "callado y silencioso" vá en la onda de que no vuelva a pasar. Pero lo dudo.

Y lo dudo porque conozco personalmente a dos "jefes" de la zona por motivos que no vienen al caso. Y tanto ellos como yo tenemos claro que cada uno en su casa y hacienda en la de todos.

Pero es más. En una situación en la que ni el anterior gobierno de Aznar ni este de ZP han tenido arrestos para meter mano en el asunto de los precios de la vivienda (no sé porque la barra de pan tiene precio fijo, pero un derecho constitucional como este, no), el hecho de que muchos ciudadanos honestos y cumplidores de la ley y los impuestos, estén perdiendo su vivienda, no es la mejor ocasión para regalarles a un colectivo como éste un techo.

Me dirás que no es regalar, que son ayudas, que si patatín, patatán... pero una renta final de 200 o 300 euros al mes (mas gastos) por un piso nuevecito... es un regalo tal y como están las cosas.

Hay muchos inmigrantes latinos (por ejemplo) que han venido con lo puesto y ahora tienen su trabajo, sus hijos escolarizados y una hipoteca como todo hijo de vecino. Y a ellos nadie les ha regalado nada. No veo que les diferencia de los de penamoa. Demagogia? Puede que sí, puede que no.

Finalmente solo comentarte que las palabras de "un político" serán creíbles cuando "el político" participe de lo bueno y de lo malo de ser ciudadano, porque hasta ahora parece que lo hace solo de lo bueno. Y en este asunto, más creíble todavía cuando, al dirigirse al populacho, diga: "vecinos, acoged a estas familias como yo y mis vecinos hemos hecho ya".

Mientras... complicao.

En cualquier caso, espero que tengas (tengais) suerte con el asunto.

PD: Me ha encantado esa cita a "los compañeros de la policia municipal". Más que nada porque seguro que aquellos que estuvieron a punto de morir de varios disparos de escopeta o apaleados en Penamoa no hace mucho, agradecen que alguien se acuerde de ellos alguna vez.

Xotengo dijo...

¿Buen trabajo? Pues en mi opinión, la mera existencia del poblado chabolista de Penamoa, de la multitud de niños sin escolarizar, viviendo entre ratas y basuras, alguno de ellos con ambos padres encarcelados y abandonado en el poblado a la buena de Dios, es la prueba evidente y que no se puede ocultar de que muchos de los que aquí mencionas han hecho un lamentable trabajo, si es que se hizo alguno ahí arriba, que todavía tengo mis dudas.

Juan de Visma dijo...

Estimada Mar, sólo se trabaja en silencio cuando se quiere hacer de espaldas a los demás, cuando se les quiere ocultar parte o todo de la realidad, cuando sabes que tus actuaciones no van a ser del agrado de la mayoría, y así podría seguir hasta mañana.

No niego que vuestro trabajo,el de tu equipo y tu, puede llegar a ser encomiable, pero el no contar con uno de los agentes implicados en el proceso suena más a discriminación o ocultación que a otra cosa. La gente de a pie, como mis vecinos o como yo, no negamos a nadie el poder tener una vida más digna, pero si es cierto que nos asola un enorme temor sobre el comportamiento de alguno de estos individuos. Te recuerdo los casos anteriores de realojo que no fueron tan de rosas como lo pintais, sin ir más lejos en el Birloque los vecinos años más tarde siguen sufriendo el comportamiento asocial de algunos individuos.

Si dentro de unos años vemos que el proceso de realojo se ha hecho con rigor y se han eliminado las malas hierbas que han crecido al amparo del buen criterio tanto del Ayuntamiento como de los vecinos hasta nos sentiremos satisfechos por el voto de confianza que os hemos dado en la urnas. Siendote sincero a día de hoy no confío nada en las políticas de realojo dadas las circunstancias especiales que rodean este núcleo chabolista, tal vez con una idiosincrasia muy alejada, por ejemplo, de la del barrio de O Campanario (Portiño).

Aprovecho la ocasión para aconsejaros que controléis más ese tan conocido como "efecto llamada" que tanto utilizan esta etnia ante eventuales procesos de desalojo.

Tomad como ejemplo Avilés.

Anónimo dijo...

Verdades incomodas.-

Habría que recordar que el nucleo germinal de Peñamoa, las Casas Blancas, lo creó el Ayuntamiento, cuando se produjo el desalojo del asentamiento de La Cubela. Mientras fueron invisibles, no había problema, solo se decide algún tipo de solución con la necesidad de la Tercera Ronda.

Mar Barcón dijo...

Veamos.. No al silencio!.. tengo derecho a saber DÓNDE VAN LOS QUE RECIBEN AYUDA CON DINERO PÚBLICO. Vale, pero todos, no?.. es una cuestión de "dinero público"?, entonces legislemos:
- todas las familias que reciban dinero público para ayudar a la compra de su vivienda deben demostrar ante una Comisión su "capacidad de integración": cuántos son, en qué trabajan, qué cursos han hecho, ... tienen un herpes zoster?
- el hecho de que un miembro de la familia tenga antecedentes penales les impide acceder a dinero público
- los vecinos tienen derecho a saber qué familias van a su edificio y decidir sobre ellas.

Porque vamos a ver... Hemos quedado en que no somos racistas, en que lo que nos molesta es el delito, no?. Entonces, los antecedentes penales se pedirán a TODOS los adjudicatarios de vivienda pública, a todos los que reciben ayudas para compra, alquiler o rehabilitación etc... no?. Porque digo yo, que en un barrio de dos mil personas habrá el mismo porcentaje de conductores ebrios, maltratadores, pederastas, aficionados a la pornografía infantil, amigos de lo ajeno.. que en la población general... Claro que luego, cuando descubrimos en el periódico que el vecinito del sexto violaba niñas siempre hay alguien que sale y dice aquello de "parecía un vecino normal"... que sabe dios qué quiere decir eso.

El SILENCIO es la base de la integración social. Silencio no quiere decir opacidad en el método ni que no se pasen los expedientes por la Comisión creada, sino que no hace falta que todos sepamos el nombre, los apellidos, el DNI y el número del portal donde vive alguien, dado que hay equipos de profesionales que se encargan de ese trabajo. Por cierto, todo lo contrario a la experiencia con la que se realojó a principios de los ochenta en el Birloque y en otras zonas (por ejemplo Caranza) en las que se entendía que lo único que necesitaban era una vivienda, se construían bloques de vivienda social y todos adentro, sin trabajo social y de educación previo. Un fracaso absoluto. Eso si, hace más de veinte años que no se hace así.

Alguien hablaba del ejemplo de Avilés. Tomemos su ejemplo, magnífico. Por cierto, fueron de los primeros en utilizar los "poblados de transición" en Ciudad Promocional, que resultó una experiencia demasiado larga y con muchas sombras, dado que cuando se construyó no se había trabajado previamente con las familias (se construyó allá por los ochenta y esta Navidad todavía no habían logrado terminar con su existencia). Este ejemplo se trabajó y mejoró luego en otras ciudades hasta los modelos de "equipamientos de transición" como los que se instalarán en Penamoa, que sólo sirven cuando las familias tienen acceso previamente a los servicios públicos, son conocidas por los equipos y además hay un respaldo de estos muy potente. En cualquier caso, Avilés ha seguido una dinámisca de realojo en viviendas diseminadas en diferentes barrios, similar a la que se siguió aquí con más de cien familias antes de Penamoa. Son buenas experiencias para trabajar la inserción de familias procedentes de asentamientos como Oleoducto, Casablanca, Veramar, Camilo José Cela y otras de Penamoa, Portiño y Conservera que se fueron realojando durante años. En otros como Arcones, portiño o As Rañas no hace falta por la cohesión interna y la susencia de conflictos en el entorno, aunque cuando se tiraron los Arcones había mucha gente que opinaba que no lograríamos realojarlos de alquiler (36 familias estuvieron alquiladas durante tres años) y sin embargo se hizo, se construyeron las viviendas y se hizo el Centro de Salud en el mismo edificio.

Seguramente la existencia de cinturones de chabolismo en las periferias de las ciudades europeas supone un fracaso, no diría yo de la política social, sino del modelo de desarrollismo de las décadas pasadas. Las ciudades con puerto, refinería, minas, comercio importante o las capitales de provincia fueron las que recibieron mayor cantidad de familias, en aquél momento en su mayoría gitanas o mercheras que iban instalando sus viviendas. La droga de finales de los setenta y ochenta fue el desencadenante de que la desintegración social fuera tan grande y que los asentamientos fueran tan "heterogeneos". Por ejemplo, mientras las viviendas en que se instalaron las familias de la Cubela y su entorno (Penamoa) se ocnvertía en centro del tráfico de drogas, otras similares en el Portiño no lo eran. Cuestión, también , de responsabilidad individual, no?.

Y Alonso, no me resisito a dar nombres de gente que se dejó/deja la piel en trabajar con los que más necesitan, también en chabolismo y que han ayudado durante años a la integración de tanta gente: Rosa Otero, desde Antonio Noche; la gente de Cáritas como Martelo o Souza; los de la Sagrada Familia como Obanza, la gente de Ifradomus; los de OAS; Asociaciones de Vecinos como Ventorrillo, Castrillón, Palavea, Monte Alto o Eirís; Ecodesarrollo Gaia con Mito y Cris; ACLAD con César Pereiro, Cñesar Alvarez, Julio Portela, Nebot..;Carmen López en As rañas; CASCO, con Sonia; Moucho; y pr supuesto José Pernas y Renacer, el sitio y la persona a la que todos recurren cuando no hay nada más ni ningún sitio más donde recurrir... Y un montón de gente que trabaj TODOS LOS DIAS por nada, por todos. Esos sí, Miguel, esos sí que son chulis, pero de verdad, eh!

Por último, hombre, no quiero yo parecer poco respuetuosa con las personas que participan en el blog, pero algun discurso de "el señorito concejal" está un poquiño trasnochado, eh!. A ver, que resulta oiga, que siendo hija de peón de almacén y asistenta, estudiando con becas sin ser empollona y viviendo en un barrio de gente obrera, con vecinos gitanos y otros que no los osn, con buenos y malos, como en todos los sitios, pues también se puede ser concejala... Y siendo del Ventorrillo como Esteban, de peruleiro como Nieves o de la Merced como Silvia.. en fin. Que la cosa de los señoritos dedicándose a la política por dinero le es en otro blog... y tengo para mi que en otro universo casi, eh!

Anónimo dijo...

Vamos con cifras tal como os gustan a los políticos desplegar en vuestros debates o mítines.

Que vaya por delante que, a pesar de todo, no niego vuestro esfuerzo para la erradicación de dicho asentamiento chabolista "ilegal" y el intento de inserción social de algunos.

Si como tu dices llevais seis años con el asunto, me sale que fue eso más o menos cuando se anunció definitivamente la aprobación de la construcción de la Tercera Ronda. Desde esa fecha a día de hoy el incremento de población ilegal del asentamiento ha sido muy grande,por ser un poco generoso. Esto ya implica poco o ningún control sobre la llegada masiva de pobladores procedentes de otros lugares.

De las 35 familias aproximadamente procedentes del desalojo de A Cubela ahora vosotros censais 100 que viene a ser un 185% más sin contar con el resto no censado que me da mareo pensarlo (Ramón Borja ya lo apuntó en un programa de radio). Pensando en esas 100 familias, tan sólo el 8%, luego de seis años de duros trabajos, tienen derecho directo a vivienda sin pasar por los módulos de reeducación.Esto me parece un porcentaje paupérrimo para el trabajo de tus colaboradores.

Del resto de censados, el 92%, tan sólo unas 28 familias (28%) se acogerán al programa de dichos módulos educacionales, lo cual quiere decir que antes no lo hicieron o porque no les vino en gana o porque forman parte de esos que aparecieron por arte de magia de la nada. Se me antoja harto difícil que de la mayor parte de estos se saque algo en claro o muy buenos actores son.

Queda ya un 64% del total de 100 familias que no quieren saber nada de nada y sumémoles, a mayores, aquellos que están fuera del censo que son muchos. Algunos, con un poco de suerte, terminen por abandonar el municipio en busca de "nuevas oportunidades", pero lo más seguro que otros intenten forzar la situación de alguna manera con tal de recibir algo a cambio, tal vez dinero (chantaje emocional).

Visto lo visto sólo podemos llegar a concluir que, a pesar de vuestro esfuerzo, el resultado es el que es y el que se espera de la gran mayoría de estas personas. No se adaptan a que les digan como tienen que vivir, pues su modus vivendi es ese, invadir, asentarse ilegalmente y esperar a que las autoridades se apiaden para luego sacar tajada. Ejemplos de esto está llena toda la geografía española, incluso en barriadas "fabricados" exprofeso para ellos que acaban degradados de tal forma que más parecen ciudades arrasadas luego de una guerra.

Así pues, aún agradeciendo vuestro esfuerzo, creo que es valdío en un 90% y tal vez, si ese 8% que se compromete tenga el derecho a ser parte de ese silencio que promulgais para que no sean preguzgados de antemano por venir de donde vienen. Es posible que merezca la pena vuestro trabajo por muy pequeño que sea el resultado.

Sólo se os solicita mano dura para aquellos que aún pasando el módulo transicional luego intenten volver a las andadas, que los habrá.

P.D.: Cuidad la retaguardia, que si no lo haceis el Portiño se puede convertir en otro Penamoa. Los anuncios de macrourbanizaciones u obras civiles cercanos a poblados produce efecto de crecimiento milagrosos.

linxgalaico dijo...

Mar alago tu sinceridad cuando mencionas que el caso de O Birloque ha sido y aún es un fracaso total. De todos modos Coruña es una ciudad pequeña, relativamente, y por medio de unos y otros conocemos de todo un poco; a resultas del famoso reportaje de Cuatro, en el programa Callejeros, aparece un individuo que con toda su santa cara admite que tiene chabolo en Penamoa, que su mujer y vastago/s están de alquiler en la ciudad y que al acude a menudo al poblado con el fin de conseguir algo del Ayuntamiento, picaresta tal vez? Según algunas fuentes su residencia anda por Birloque o cercanías. Pues si y como este algunos de los residentes del poblado, otros que la chatarra es una tapadera de cosas más gordas.

El fenómeno del chabolismo en el extraradio de las ciudades sólo lo es de países latinos tales como Italia, España o Portugal y no de otras naciones europeas en las que esto no está permitido bajo ningún concepto. Tal vez el fenómeno de los zíngaros itinerantes sea lo más parecido.

Tonto es el que solicita datos personales de los que van a ser realojados, del lugar de destino o de otras cosas. La mayoría de nosotros solicitamos algo tan sencillo como que el proceso de realojo sea con 8 o con 20 familias se haga disperso, con vigilancia contínua sobre su comportamiento social y que en el caso de no cumplir tengan castigo ejemplar, de ahí que el régimen de alquiler con derecho a propiedad con el paso del tiempo sea una medida disuadoria ante cualquier intento de "quererse pasar", no queremos más Caranzas, Birloques, Elviñas, etc... Estamos hartos de que vosotros,los politicos, os rompais los cuernos en intentar colocarlos socialmente y ellos se lo pasen por el forro, que ningún vecino pueda tener el coraje de denunciarlos so pena de amenazas como mínimo, que se crean los amos del barrio.

Creeme Mar, la gente no lo hace por racismo, seguro que algun descerebrado si, sino por temor a que salgan ranas y que luego para expulsarlos nos las veamos y deseemos tanto vosotros como nosotros. Reconoces que Penamoa es un punto y aparte dentro del chabolismo coruñés y así es, pero reconoce, también, que parte de la culpa la teneis vosotros que habeis vivido de espaldas a ello hasta que surge el tema de la Tercera Ronda cuando el problema tiene una dimensión descomunal como el "mayor mercado de la droga del noroeste español". Ahora es tarea vuestra tamizar que gente tiene verdadero interés en socializarse y cual sólo busca aprovecharse de la coyuntura para seguir a su cosa pero en un vivienda poco más digna.

Hemos recibido tantos barapalos de la clase política, que no es estraño que seamos excepticos para con vuestra labor. Demasiado aprovechado en vuestra profesión hay, al igual que entre gitanos, en payos, etc.. Pero lo vuestro es más público y notorio, lo que lleva a la tal desconfianza. Los casos de corrupción urbanística, de corrupción policial hacen mella en el ciudadano honrado de a pie y eso lo debeis de asumir para bien o para mal. En el caso que nos ocupa creo que las cosas se han hecho mal, pues esa Comisión de Integración ya debería de estar funcionando desde hace seis años, y ahora se ha hecho a prisa y corriendo por dos motivos tan legítimos como son la continuación del vial de la Tercera Ronda y la presión vecinal, falta de previsión tal vez? Exceso de confianza?

Ojalá todo salga bien y dentro de unos años sea estos comentarios meras anécdotas.

WSO dijo...

Hola, buenos dias

Ante todo agradecer a Mar, lo clara que es en la exposición de sus argumentos, podremos estar de acuerdo o no, pero se agradece un debate claro y sin florituras.

Compatibilizar los intereses de las personas que sufren el chabolismo, con los de aquellos que habitan los barrios donde se les pretende realojar es un tema espinoso. Durante muchos años, mas de 20, lo unico que el ciudadano medio conocia de Peñamoa era una historia de droga y delincuencia, la gente en general tiene miedo y preocupación precisamente por eso. Muy poco se han preocupado las instituciones y los ciudadanos de los que durante mas de 20 años han malvivido en Peñamoa, y eso no se puede solucionar en 6 años, fundamentalmente debido a que la degradación personal de cada coruñes de peñamoa afecta a una generación de ciudadanos, a los que se ha impedido interaccionar con el resto de los vecinos, se les ha excluido de esta trama personal que cohesiona la ciudad, lo que provoca precisamente auténticos "males de espiritu" que influyen en la conducta de las personas, y que has inhabilita gravemente para llevar una vida común. Los chabolistas sufren no solo una pobreza material sino una pobreza personal al ser excluidos del resto de los vecinos.

Saludos.-

Anónimo dijo...

Enhorabuena a todos los que habéis trabajado durante años por la integración.
Felicidades por esa labor tan importante y tan silente siempre, en contra de la excluxión social.
¿Quién dice que en A Coruña no se hacen políticas socialistas?
Que sirva de ejemplo y ¡¡adelante!!

Mar Barcón dijo...

Si me permitís los invitados, un par de puntualizaciones acerca de los datos que se manejan y algunas "leyendas":

- Los casos del Birloque, Elviña o Caranza no corresponden a ninguna "política de realojo" o "social". Son actuaciones de acceso a vivienda social generadas en los años setenta y principios de los ochenta y que SÓLO consideraban este acceso a la vivienda, sin incluir educación familiar, trabajo social, integración en el entorno, seguimiento de menores, inserción laboral. Hoy no se hace NINGUN proyecto de realojo de familias chabolistas en NINGUN sitio sin un trabajo previo DE AÑOS.

- Con Tercera Ronda o sin ella se trabajó en Penamoa. Se eliminaron otros asentamientos y se seguía trabajando con las familias, pero estos proyectos sólo son viables si se va trabajando con las familias en grupos razonables (de ahí, por cierto, la primera cifra de 28 familias en el Plan especial de integración; sería absurdo acometer en tramo de realojo definitivo con grupos de 50 o de 100 familias)

- Es FALSO el "efecto llamada". No hubo familias que llegaran para censarse en masa buscando la posibilidad de censarse o de ayudas.. Durante los últimos seis años, por ejemplo, sólo se censaron los recien nacidos y algunos adultos por matrimonio - casos no sólo puntuales sino inapreciables-.

- El censo de Penamoa, SIEMPRE, se hizo casa a casa, con documento fotográfico y acta policial (valor jurídico, como bien se sabe) y el último que se está manejando para el Plan es de diciembre. 99 familias. Otras afirmaciones responden más al "fragor" y al "fulgor" de los focos que a los datos reales.

Penamoa es un asentamiento difíl, donde se ha trabajado durante años y con familias muy diferentes entre ellas - formación, empleo, integración, necesidades, expectativas..- pero creo que está allí el mejor equipo social posible y creo que van a conseguir lo que seguro todos deseamos, que dentro de poco sólo sea un recuerdo.

Anónimo dijo...

Lo siento mucho Mar, pero de todas tus afirmaciones no comparto eso de que el "efecto llamada" no es real, si lo es y como la vida misma. Ellos mismos lo afirman, pues en un reportaje de prensa (no me acuerdo ahora mismo dónde lo leí) los del poblado del Portiño admitían abiertamente que había llamado a familiares de otros lugares antes la espectativa de construcción de viviendas en el mismo lugar, aunque temían que con el proceso también se les asimilasen algunas de Penamoa de las cuales desconfían. Bien es cierto que en este poblado dos familias se asentaron el el barrio con intenciones no muy legales y tuvieron que ser expulsados, cosa que les honra.

Las evidencias no se pueden negar. Una cosa son las familias censadas y otra muy distinta son aquellas que se asientan ilegalmente aprovechando la coyuntura. Este es un fenómeno muy común en personas de esta étnia y asimilados (merchantes) que hueco que ven allí se instalan, tal vez por que saben que las autoridades no dan para más en control. La geografía ibérica está llena de caso y, sin ir más lejos, hace unas semanas en un reportaje de Cuatro, poblados, supuestamente erradicados por e gobierno municipal-autonónico madrileño volvían a ser ocupados por personas que no cumplían los requisitos para una vivienda y en otro se instalan en locales abandonados tales como antiguos hornos de panaderías. El caso de la Cañada Real es indignante, con coche de lujo y chalet construído en terreno ilegal y aún solicitan un pisito. Es denigrante.

Cuando se hace limpieza del trastero, hay que separar lo que vale de lo que no y luego con lo primero reciclarlo, por muy duro que te parezca la comparación así es.

No nos engañemos, pero de este colectivo étnico aún existen, cada vez menos eso si, personas cuyo modus vivendi es el mismo generación tras generación y no es otro que vivir del cuento, de queremos trabajar, de queremos una vivienda digna, pero todo gratis sin aportar ni un granito de obligaciones. Por muy buenos equipos de asistentes sociales que tengáis, que seguro los teneis, hay que contar con este porcentaje de caraduras que por delante os dicen si, pero por detrás "era boa, mientras siga viviendo de esto yo no cambio".

Anónimo dijo...

Vuestro censo de Penamoa de diciembre difiere un poquito del revelado por un tal Borja en un programa de radio de hace unos meses. Existe mucha gente itinerante en el poblado que sólo está allí en busca de la jauja.

Matapollos dijo...

Hay datos que no se guardan en las hemerotecas. Son los datos que maneja el pueblo desde su sabiduría y desde su experiencia.
Los vecinos saben que la historia se repite.

Las actuaciones que se llevaron a cabo hace años en Caranza, O Birloque y Elviña han dejado su dura huella, hay vecinos que ni siquiera quieren oir hablar del tema.
Los políticos responsables de ello seguramente obraron también convencidos de que estaban haciendo un gran trabajo.

Las palabras son palabras y los hechos son hechos.
Existen montañas de datos, de razonamientos y justificaciones que no van a cambiar los resultados más tangibles y cotidianos a pesar de las buenas intenciones y la fe en su trabajo que ponen algunos de nuestros políticos.

Hay temas que se escapan de la realidad en cuanto se plasman en los papeles o en las buenas ideas. ¿Qué ocurre, por ejemplo, con los delincuentes sexuales que se empeñan en excarcelar en nombre de la reinserción social? Todos sabemos la respuesta.

El pueblo sabe de qué se habla y sabe de sobra quien tiene más boletos para tener nuevos vecinos y quienes nunca los tendrán. Así son los hechos.
Vox populi.

WSO dijo...

Mar, respecto a tus puntualizaciones, no entiendo por que no se han proporcionado los datos -obviamente sin dar detalles- de manera publica, es decir, en tal año se trabajó con tantas familias y se obtuvieron los siguientes resultados, insisto, hablo solo de dar datos meramente estadisticos, eso, creo, hubiese desactivado en gran medida la polémica generada.

Saludiños.-

Mar Barcón dijo...

Cuando hablo de "nuestro censo" de Penamoa, no hablo, como ya expliqué en un listado simple de las personas censadas, sino de un documento realizado ad hoc, entre los equipos de Servicios Sociales, Urbanismo y Policía Local. Un documento en que se entra en cada chabola, se fotografía, se señala en una ortofoto general del asentamiento, se comprueban los datos de las personas que viven allí y aquellas que estando censadas no viven o no estan en esos momentos. Todos estos datos se incorporan en un acta levantada por la Policía, porque tiene naturaleza de prueba jurídica.

Yo también he oído a mucha gente decir que viven "miles o cientos". No hay más que ir, pasearse para ver quiénes y cuántos son, cuántas chabolas están vacías, etc.. Es cierto, en numerosas ocasiones se ha dicho, que hay personas que sólo usaban el asentamiento para actividades delictivas, no para vivir. La experiencia ha demostrado siempre que esas personas no solicitan vivienda - muchas ya ls tienen- y desde luego, su último deseo es sumarse o formar parte de ningún proyecto de inserción por mucha vivienda que puedan obtener. Rehuyen el contacto con la administración y no solicitan ni ayudas ni vivienda.

En cuanto a lo que algun invitado comentaba de la "memoria colectiva", bueno, creo que la comunidad también tiene en su memoria buenos ejemplos: dónde están las familias de Oleoducto?, y de Casablanca?, alguien sabe dónde viven las familias que se fueron de Penamoa hace dos años? y que había chablas bajando por Camilo José Cela, detrás de unos árboles, o en la Grela?.

Se han dado cifras y datos. Si vais a las hemerotecas encontrareis notas de prensa cada cierto tiempo: actividades, cursos, integración de familias, derribos de chabolas... Lo que ocurre es que la integración y la normalidad disfrutan de menos portadas y menos reportajes de Cuatro que las protestas... Y también, por qué negarlo, este tema sólo suele interesar al público en general cuando va mal o aquellas personas muy interesadas en el trabajo social.

Cuando tiramos los Arcones, tengo los titulares guardados, el interés era sobre todo si podríamos encontrar viviendas de alquiler, si las familias querrían irse, si habría algun follón. No lo hubo. Al cabo de un año empezó el rumor de que no les daríamos las viviendas (en realidad hubo un retraso por el permiso para las voladuras a la empresa, dado que la normativa se endureció a raíz del 11S y de cuestiones de índole laboral). Las viviendas se terminaron, se adjudicaron y nadie ha vuelto a hablar de ello. La normalidad nunca es noticia.

Matapollos dijo...

Al hablar de datos que no figuran en las hemerotecas me refiero a los datos de la más profunda cotidianeidad y que nunca podrán figurar ya que precisamente por su insignificancia ello se hace imposible.

Ocurre que hay cuestiones que en torno a la recopilación de datos o noticias son insignificantes. Sin embargo, pueden tener la fuerza suficiente para hundir el futuro de una comunidad de vecinos en más de una generación.

Y a alguien tendrá que tocarle, aunque sólo sea un poquito de intrahistoria.

No dudo de sus buenas intenciones pero reportajes como el de Cuatro muestran la dura realidad de lo cotidiano. Y siento discrepar también en que en ciertos casos la normalidad también es noticia: me refiero a esa gente a la que le ha tocado un vecino del que desconfiaron en un principio y se equivocaron porque les ha salido bueno.
A veces, sí. A veces cierta normalidad es noticia. Pero de las que tampoco se guardan en las hemerotecas.
Vox populi.