sábado, 27 de septiembre de 2008

EL DEBATE


Durante noventa minutos Obama y McCain se enfrentaron en el primer debate televisivo de los tres que se celebrarán de aquí al próximo 4 de noviembre, cuando los americanos decidan quién va a sustituir en la Casa Blanca a ese desastre histórico llamado George Bush. La hora y media que más expectación había levantado desde hace varias contiendas electorales por lo estrecho del margen – según los sondeos-, por la curiosidad que siempre despierta Obama y por esa pirueta imposible que el candidato republicano había intentado a última hora: suspender el debate por la crisis financiera (!!!).

No hubo lugar a la decepción . Poca concesión al efectismo; ninguno se dirigió a “esa niña”, como hizo Rajoy en aquel primer debate de las pasadas elecciones generales, si bien a la hora final de “vender producto” ambos recurrieron a sus palabras- amuleto: confianza y conocimientos por parte de MacCain y el sueño americano encarnado por el Senador de Illinois. En cambio los dos candidatos aprovecharon para presentar sus propuestas de manera rigurosa y concreta, especialmente Obama, tratando de evitar esa acusación que le persigue de escasa concreción en sus discursos.

Propuestas económicas más claras en el caso del candidato demócrata – los republicanos no andan muy finos en esto- y rotundidad en las posiciones de ambos en lo que a política exterior se refiere. Al final, a algunos diarios que colocaron sus titulares antes de tiempo, dando por hecho que la protagonista sería la crisis financiera, se les debió de atragantar la tinta cuando comprobaron que la “estrella” del primer enfrentamiento fue precisamente la política internacional americana. Irak, Irán, la OTAN, América Latina... centraron los minutos más electrizantes y marcaron las posiciones más distantes entre Obama y McCain.

Y en medio de la noche, sonó el nombre de España. Obama atacó a su oponente “ni siquiera sabe que España es un país aliado, perteneciente a la OTAN”.. Eso!... Allá, al otro lado del Atlántico se oyó un crujir de huesos... Pedro J. no daba crédito....!

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Eu vin parte do debate e, en xeral, pareceume bastante interesante.

Varias cousas a destacar:

-Economía: andan ámbolos dous, como os seus partidos e case todos os economistas do mundo, perdidos. Non hai propostas reais para evitar o caos. E non me extraña!!! Non é tan fácil facer que o ciclo neoliberal continúe cando se está a desmoronar!!!

-Política internacional: clara diferenciación. Quédome con Obama, aínda que non comparta todo con el. Por certo, quedeime soprendidísimo do "heroe" americano que é McCain! Parece un vaquiro saído da película!Canto patriotismo, canto orgullo, canto exército!En fin, se iso é ser un heroe...máis ben parece un paiaso...


Apertas Mar!

Bernabé

RAS dijo...

Para el anónimo:
No debería de extrañarte la pose vaquera de Mc Cain, el granero de votos republicano es el medio oeste, formado por ciudadanos que ignoran cualquier realidad que acontezca fuera de su Estado y cuyo acerbo cultural nace de las películas del cine más patriótico que se hace en USA. El discurso republicano va dirigido a esa gente. Supongo que el no hablar demasiado de economía se debe a que ambos partidos tienen intereses que confluyen en la materia de manera que a Obama le interesa no ofender más de lo imprescindible, sabedor de que ante la opinión pública la debacle económica pasará la factura más gorda a los republicanos.

MiguelNR dijo...

Yo creo que es el momento de Obama.

Como ya dije alguna vez, el voto del interior y el sur de los Estados Unidos es poderoso, pero la derecha ya ha explotado mucho una gran abstención derechista que es la que levantó Bush con un discurso Neoconservador firmado, según él, por el propio Dios.

Todavía queda una gran bolsa abstencionista, y según algunos estudios, en esta gran bolsa abstencionista se encuentra un gran voto joven, desencantado de la política tradicional, con una nueva forma de ver las cosas.

Ese es el voto que Obama está buscando, algunas fuentes del Partido Demócrata lo confirman, y el simpático y calculadamente demagogo Michael Moore lo ha explotado en su último documental, a estrenar de manera gratuíta en internet.

Obama representa una nueva generación, y si consigue llevar a los jóvenes a las urnas, Estados Unidos renacerá con una nueva cara y un nuevo discurso, lo cual sería un soplo de aire fresco.

De todas formas al partido aun le quedan muchos minutos que jugar, ya veremos.

Saludos.