miércoles, 23 de abril de 2008

QUÉ PENSARÁ ESTA NOCHE JOHAN CRUYFF...?


Para una gran cantidad de personas aficionadas al fútbol esta noche en España se enfrentan el “Geta” y el Valencia... Un modesto crecido frente a un grande en su peor temporada desde hace tiempo, un equipo lleno de futbolistas menesterosos frente a algunos de los nombres de la “aristocracia” del fútbol español de los últimos años; el sueño de una ciudad pequeña, del cinturón obrero de Madrid, frente a la gran emergente de este incio de siglo... Getafe contra Valencia...

Pero para quienes ya tenemos una edad, más allá de los “colores” de nuestro corazón, esta noche volverá a instalarse sobre el césped del Vicente Calderón el recuerdo del gran equipo que marcó la primera mitad de la década de los noventa, aquel Barça de Johan Cruyff que a los deportivistas nos amargó una Liga y a todos quienes amamos el fútbol nos regaló una manera de entender este deporte pensada para disfrutar en el césped y desde la grada.

Esta noche cuatro ex jugadores de aquel “dream team” se sentarán en los banquillos, esta vez como entrenadores, para interpretar una vez más las enseñanzas del gran holandés. Milla y Laudrup desde el Getafe y Koeman y Bakero en el Valencia, formaron parte de aquel equipo que arrasó en España y logró para el Barça lo que parecía un sueño imposible, ser por primera vez, campeón de Europa.

En el verano del 89 el Barça de Cruyff ser reforzó con dos jugadores destinados a pasar a la historia del club en letras de oro. Michael Laudrup, el elegante danés de quién Valdano diría que no metía más goles porque “le parecía una vulgaridad y prefería dar un último y mágico pase de gol” y Ronald Koeman, la seguridad hecha jugador y que a la postre sería el hombre decisivo en aquel partido histórico frente a la Sampdoria.

En el Barça esperaba ya Jose Mari Bakero, uno de esos deportistas a quienes la afición siempre recuerda: voluntad, rapidez, calidad y las dosis equilibradas de talento y carácter ganador. También en el banquillo blaugrana se sentaba Luis Milla, criado futbolísticamente en La Masía, la revelación de la temporada 88-89, pero, curiosamente, el que primero abandonaría el Camp Nou, justo al empezar la saga triunfal de aquel equipo cuasi mítico.

Milla sería el primero de muchos en tropezar con el dogma de Cruyff “ningún jugador vale tanto como él cree”; sería también el primero de la época contemporanea en abandonar el equipo catalán por la “casa blanca”, abriendo un camino que luego seguiría el propio Laudrup, aunque sin el “drama colectivo” que supuso, años después, el abandono de Luis Figo.

Así que esta noche, unos mirarán el fútbol, otros a Esperanza en el palco al lado del Rey – del que desveló una conversación privada, imprudencia que causó evidente malestar en el entorno real- otros harán apuestas a ver cuánto le queda a Koeman en su via crucis particular y muchos veremos a cuatro deportistas que nos deslumbraron hace años, exquisitos unos, potentes otros magníficos los cuatro.Sentado en su atalaya barcelonesa, me pregunto qué pensará esta noche el gran Johan, cuál de los dos equipos le recuerda más a "su Barça", qué sentirá Cruyff esta noche cuando vea, en el campo madrileño, la máquina del tiempo devolverle a aquél verano del 89...

2 comentarios:

José Manuel Lage dijo...

Me ha encantado tu anotación. El Barça de Cruyff es difícil de olvidar. Nunca disfruté tanto con el fútbol como en aquella època. Aquel estilo de juego fue algo más que una Copa de Europa o cuatro ligas, fue una forma diferente de entender el deporte del fútbol

Anónimo dijo...

hoy mas que nunca depor campeon