martes, 9 de diciembre de 2008

MUERTE AL BORBÓN!


El once de septiembre de 1714, las tropas borbónicas dirigidas por el Duque de Berwick – antepasado de la actual Duquesa de Alba, por cierto- tomaban Barcelona poniendo fin a la resistencia de los catalanes frente a la proclamación de Felipe V como Rey de España y sucesor de Carlos II, el “Hechizado”. Barcelona había resistido catorce meses y con su caída el nieto de Luis XIV sometía la totalidad del territorio español a un reinado aceptado ya internacionalmente desde los Tratados de Utrecht y Rastadt.

Dos años después, en 1716, el primer Borbón aprueba los denominados Decretos de Nueva Planta, aboliendo los privilegios y fueros de los diferentes reinos hispánicos, centralizando la administración y dotando de nuevas divisiones e instituciones que transformarán la España moderna. Desde entonces el 11 de septiembre, la “diada”, conmemora no sólo la derrota bélica sino la más profunda y duradera de un modelo de gobierno que persisitía desde la edad media y que desde los Reyes Católicos se mantenía como parte del equilibrio territorial español y como una suerte de “pacto” entre la Corona y los feudos que la avalaban.

Tras años perdiendo poder en todos los frentes mundiales, especialmente en el europeo, la potencia hispánica precisaba de una reforma completa y compleja de su administración y su fórmula de gobierno si no quería verse superada irremediablemente por Inglaterra, Francia, Austria o incluso los emergentes Países Bajos. Dicha reforma fue iniciada por el Conde Duque, durante el reinado de Felipe IV, pero no fructificó. En aquel momento, una parte de la Corona de Aragón viró buscando el apoyo del rey francés, Luis XIII y Richelieu se convirtió en aliado de los intereses catalanes – temerosos de perder influencia y autonomía con las reformas propuestas - para restar poder al Rey español.

Cuando Luis XIV consigue que su nieto Felipe de Anjou se coloque en el trono español, en virtud de un muy discutido testamento de Carlos II, una parte de Europa vuelve los ojos al otro “legítimo aspirante”, el Archiduque Carlos de Austria, nieto del Emperador Leopoldo, al que apoyarán los catalanes – esta vez alejados de Francia y más cerca de un Austria que sabían, respetaría sus fueros - durante los años de Guerra de Sucesión que involucra a todo el continente. Cuando Carlos hereda el Imperio tras el fallecimiento de su hermano, las potencias que le habían respaldado empiezan a sopesar si no es preferible un Borbón Rey de España que un Emperador como Carlos V, así que los Austrias quedan sin buena parte del apoyo que tenían, llegan los Tratados de paz y Barcelona cae también.

Trescientos años después, un diputado “de carácter primario” – en opinión del Presidente del Congreso - proclama como grito presuntamente republicano y supuestamente moderno-progre-transgresor “muerte al Borbón”!. Y para arreglarlo, el animalito asegura que se refería a Felipe V. Pues nada, a ver si al fenómeno se le aclaran dos o tres cosillas...

- Que los que gritaban “muerte al Borbón” no defendían República alguna, hombre, sino la opción de Carlos de Austria, al que se llegó a llamar Carlos III, nieto y hermano de Emperadores y que se ceñirá la corona imperial él mismo en plena contienda sucesoria. Vamos, un demócrata, también.
- Que tiene de “moderno” que, efectivamente, se produjo en la Edad Moderna, en 1714. O sea, anteayer.
- Que fue la actual Constitución española, la de 1978, la de la Monarquía borbónica – el amigo de Pujol – la que restauró la parte contemporanea de los antiguos fueros y los transformó en autogobierno. Lo otro, no, claro, lo de que sólo votaran algunos, lo de los representantes por clases... eso no... es que no cabe en la democracia actual, majete.
- Que transgresor, lo que se dice transgresor, no queda un señor de edad, con pelo y barriguita a berrido limpio en un acto de jóvenes independentistas. Más bien patético.
- Y que puestos a elegir entre el centralismo de Felipe V – un poco desnortado el Monarca este, eh!, que le dió por cambiar los usos horarios, por ejemplo.. – y los derechos forales en los que los privilegios eran basicamente de los adinerados, los nobles y los eclesiásticos... pues qué quereis que os diga... que me alegro de que su sitio sea el de los manuales de Historia y la mente “primaria” de alguno que confunde bailar la sardana con ser de izquierdas. Angelito.

14 comentarios:

Xabier Pita onenburger dijo...

Hablar de República en España es hablar de participación, de igualdad, de democratización de la cultura, de justicia social y de libertad; es retrotraernos a los logros alcanzados durante la II República Española, como el sufragio femenino, la descentralización territorial, o la separación de la Iglesia y el Estado.

El sufragio universal, el divorcio civil, la escuela laica, o la secularización de los cementerios son metas, entonces alcanzadas, y que tras el duro retroceso de la Dictadura tuvimos que rescatar.

Los valores de la República están ahora más vivos que nunca, y sin embargo en nuestro país, pocos se atreven a poner en cuestión la Monarquía. Es el gran tema tabú de nuestra España, en la que ya se puede hablar de sexo, de control de la natalidad, de laicismo, de eutanasia, o de aborto, pero donde pocos se atreven a cuestionarse públicamente lo anacrónico de un sistema como el monárquico, en el que, ni más ni menos que el Jefe del Estado es un cargo hereditario.

Hay quien justifica la existencia de las monarquías actuales en un supuesto ahorro en gastos electorales, o en la estabilidad que puede conferir a un régimen la continuidad dinástica. En nuestro país algunos prefieren ignorar el tema por una sencilla cuestión de inercia o de agradecimiento, en base a las supuestas cualidades diplomáticas que se le atribuyen al Rey, o a su papel durante el golpe del 23-F.

SIN EMBARGO muchos, aunque transijan, lo encuentran, como mínimo, incongruente, y recuerdan que fue Franco quien, tras dejarlo todo atado y bien atado, trajo de vuelta una monarquía, que asumida por nuestra Constitución, se ha convertido en la mayor de sus contradicciones, desde el momento en que marca la diferencia entre el común los ciudadanos --que podemos votar y ser votados-- y los Príncipes herederos, que son los únicos que, lejos de la igualdad de oportunidades preconizada en el texto, pueden llegar a ser reyes.

No se trata ya del gasto que supone mantener una Casa Real, que cobra de los Impuestos Generales del Estado la friolera de 8,28 millones de euros, unos 1.400 millones de pesetas, según el presupuesto del 2007, ni de los gastos añadidos para protección, desplazamientos, restaurantes y hoteles para asistir a actos oficiales, ni de las grandes inversiones realizadas en el Palacio de la Zarzuela, ni de los millonarios gastos de mantenimiento de los sucesivos yates dispuestos para uso y disfrute del Rey, un pastón si lo sumamos todo. Se trata de profundizar en la esencia de la democracia.

"Tú eres mi rey --le dice la madre al hijo, o a la hija--, y has tenido la suerte de nacer en un país libre donde todos somos --según el artículo 14 de nuestra Constitución-- iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social, pero --matiza-- ni te plantees vivir en el Palacio de la Zarzuela, ni disfrutar del Fortuna III , ni de una sobrecogedora asignación de 1.400 millones de pesetas anuales que te permitan, pasar de pobre a multimillonario, por muchos méritos que logres aportar, ni aunque te hartes de estudiar o de trabajar ni, incluso, aunque te presentes a las elecciones y todo el mundo te vote".

Es harto complicado explicarles a los niños por qué si vivimos en un país democrático, amparados en una Constitución que se basa en el derecho a la igualdad de todos ante la ley, sigue existiendo la Monarquía. Ni mucho menos me atrevería a intentar demostrarles las ventajas del sistema, y no ya en términos económicos, que lo creo imposible, si no en términos de igualdad.

coruñés dijo...

Mar, enhorabuena por ser la primera por Coruña en las autonómicas.

Ahora si, por favor, defiende a tu ciudad con uñas y dientes y ayudanos a intentar despertarla de este letargo en el que lleva hundida años.

Hoy Losada ha alzado la voz por el trato dado a Coruña en la eurorregion.

Ya es hora de que una coruñesa, proveniente del corazon de uno de los barrios obreros de la ciudad, nos apoye y trate de hacernos un hueco

felicidades

y si defiendes a tu ciudad, toda coruña te estará agradecida

Mar Barcón dijo...

Le agradezco al "coruñés" infinito su felicitación, pero que conste que la información que aparecía hoy en un periódico no es en absoluto oficial, por tanto, ni se ha hablado de listas, ni estamos en ese proceso ni nada de nada. En cualquier caso muchas gracias, una vez más.

Me gustaría hoy incidir en la importancia de la decisión anunciada por el Alcalde en cuanto a la incorporación de Coruña al Consorcio metropolitano, evidentemente en condiciones de voto ponderado y con estatutos diferentes en algunos aspectos. Coruña debe, quiere y puede liderar el gran área metropolitana de Galicia; esa es su vocación, su deber y su futuro.

Anónimo dijo...

hace 30 años en coruña se gritaba. ESPAÑA MAÑANA SERA REPUBLICANA. por la 3 republica

Nico dijo...

Hola Mar, estou empezando a sospeitar que tes un negro que leva o blog porque non logro comprender como consegues tempo.
Bótalle unha ollada, se non o fixeches xa, a este artigo de Manuel Rivas en El País de hoxe, penso que a unha muller e coruñesa vaille encantar, a min polo menos a historia paréceme fantástica:

http://www.elpais.com/articulo/Galicia/mais/extraordinaria/historia/amor/elpepuespgal/20081212elpgal_19/Tes

Un saúdo.

Edward Amado dijo...

La verdad es que último artículo me ha dejado buen sabor de boca, si se me permite la expresión. Me parece un análisis bastante acertado.

De todas formas la pretensión de ese Señor de que nos creamos que lo decía por los viejos Austrias... vamos. Que no critico que defienda la república y la sume a sus discursos; pero me temo de que hay formas mucho más elegantes de hacerlo. Un saludo Sra. Barcón.

asreflexions dijo...

Yo vivo en Oleiros, siempre me he sentido coruñés. Espero mucho de ese Consorcio. Espero la llegada del metro ligero, las comunicaciones son la base de una ciudad. El transporte colectivo con el municipio donde yo vivo debería ser mejor, de mayor calidad, no sólo un autobús cada hora.
Tengo unos amigos que viven en las afueras de Barcelona (Sant Cugat del Vallès) y llevan muchos años con una parada de metro que funciona muy bien. ¿Para cuando nosotros?
Saludos!!

pablo garcía dijo...

No se trata de estar a favor o en contra de la Monarquía o República.
Se trata de que toda acción tiene sus consecuencias. Algunas mayores, otras insignificantes y otras imprevisibles(que no es el caso).
Si eres un personaje público y representas a un sector de población no puedes pronunciarte de esa manera. Otro caso es si no lo eres , entonces puedes ir por la calle y gritar , si quieres, ¡¡¡muerte al Borbón¡¡¡¡; como si quieres ir en pelotas. Algunos se reirán, otros alucinarán u otros criticarán tu actitud pero no pasará de ahí.
En cambio, el primer caso que aludimos es peligroso porque cuando uno gobierna o pretende a ello no lo hace sólo para los que le votan sino para todos los ciudadan@s , por lo tanto, debe tener cuidado con esas expresiones "primarias" o "terciarias"(da igual, a mi me gustó la época que se inventó el fuego pues creo que fué el invento más importante por parte de la especie humana).
En fin, si quiere hacerlas ya sabe…….. al anonimato .Amigo no se puede tener todo.

También quería decir que no entiendo la expresión de Nico, porque si la del que “baila la sardana” es terciaria, la tuya, sin llegar a tanto, no es muy actual. (Reflexiona un poco y vuélvete a leer)

Un abrazo a tod@s.

Anónimo dijo...

salud y republica y exilio del borbon y familia

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Nico, en realidad,has dejado patente el tiempo que Mar Barcón dedica los ciudadanos privando a su familia de un tiempo precioso.

A mi solo me resta agradecerle su dedicación.

Desde la perspectiva, quiero creer que humorística, tus comentarios me parecen desafortunados y xenobos.

Anónimo dijo...

mar unha pregunta que opinas da nova direcion de ezquerda unida. salud y republica

Mar Barcón dijo...

Pregúntame un "anónimo" pola nova dirección de Izquierda Unida. A verdade é que non sei qué opinar porque non teño elementos de xuizo ate o momento. Sinto, coma persoa de esquerdas, que unha muller coma Rosa Aguilar non teña outro peso nunha formación que debe facer formulacións para gobernar e non só para recrearse na utopía. Pero espero que poidan atopar un camiño para saír adiante.

Nico dijo...

Hola Mar:
Este mensaje va dirigido a Xabier Pita:
Supongo que cuando dices lo de xenófobo por mis comentarios te refieres "tes un negro que e leva o blog".
Como también supongo que eres una persona bien formada sabrás que la expresión "negro" a la hora de la escritura no va dirigida a personas de esa raza,ya que según la RAE negro tiene la siguiente acepción
"17. m. Persona que trabaja anónimamente para lucimiento y provecho de otro, especialmente en trabajos literarios".
Por lo que para nada se puede entender como xenófobo mi comentario
A veces con esto de hablar "políticamente correcto" podemos caer en el ridículo más espantoso.
En cuanto a lo del tiempo de Mar,no caben dudas de que es en beneficio de todos y a alguien se lo tiene que robar.
Lo que pasa es que siento sana envidia de todas las cosas que es capaz de hacer con su tiempo. La palabra que define esto ,por cierto ,es "eficiencia":

"1. f. Capacidad de disponer de alguien o de algo para conseguir un efecto determinado."

Espero Xabier haber arreglado el malentendido ya que no deseo polemizar.

Un saludo a todos y felices fiestas

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Nico: Muy correcta tu aclaración y disculpame por mi equivocada interpretación ya sabes que es de sabios errar.....

saludos cordiales