lunes, 15 de febrero de 2010

MALAMADRE



Dicen los entendidos que más allá de la calidad de un actor o una actriz, su carrera y su proyección dependen de si algún día dan con “el papel”, con ese protagonista o secundario que los saca del pelotón de los “buenos” para catapultarlos al estrellato. Nadie sabe ni cómo ni por qué llega o no esa oportunidad pero se convierte en el verdadero secreto del éxito definitivo. Para Bardem fue la cama de Ramón Sampedro, para Martin Sheen “Apocalypse Now”, para Morgan Freeman “Seven” y hasta Bogart, que era mucho Bogart de dios, no hubiera formado parte del Olimpo sin aquél Rick que todos hubieran querido ser.. Al otro lado, los que nunca lo consiguieron.. alguien recuerda un título del magnífico Timothy Hutton? o por qué Paul Sorvino es sólo “el padre de Mira”..?

A Tosar “su papel” se lo brindó Monzó en un thriller carcelario digno del mejor cine americano. Después de “Celda 211” ya nada vovlerá a ser igual para aquél dulce juez que enamoró a media Galicia en “Mareas vivas”. Y no es que Luis Tosar no fuera ya un grandísimo actor, es que le faltaba “su papel”, le faltaba Malamadre… Oscuro, violento, carismático, feroz, emotivo.. el caleidoscópico personaje es un punto y aparte en su carrera y le ha catapultado ante crítica y público. Incluso aquellos que - como confesaba ayer el crítico Carlos Boyero - dudaban de su capacidad para dar vida a personajes más complejos se han rendido ante los matices que Tosar ha extraído de esta mala bestia carcelaria. Ni la resignación dolorosa del parado en “Los lunes al sol” fue suficiente ni su violencia en “Te doy mis ojos” era bastante violenta para ganarse un puesto “entre ellos”. Hoy si. Esta noche si.

Daniel Monzón consigue con “Celda 211” convencernos de que en España se pueden hacer películas grandes con guiones espléndidos incluso cuando no hablan de la Guerra Civil y que una historia “carcelaria” también aquí es posible; la Celda contó, además, con la ventaja de que a la Hipatia de Amenábar le faltaba la emoción que el madrileño pone siempre en su obra, así que Malamadre y amigos junto al dúo Darín- Campanella se encargaron este año de revolvernos las entrañas. Luis Tosar, gallego, actor grande desde los ojos hasta su voz, ronca, llegada desde las entrañas para encarnar el desgarro vital de Malamadre. Tosar el reivindicativo, el que levantó la voz contra el chapapote y la guerra, el que se nos coló en casa desde Portozás y el que nos iba emocionando a medida que cada papel nos regalaba un pedacito de él… Tosar es Malamadre y a partir de ahora el Cine, el de Freeman y el de Bogart, el de Sheen y el de Bardem tienen una nueva estrella; con este Goya – igual hubiera sido sin él - , Tosar se ha hecho grande… Ah!.. y Roberto Varela – ese que dice que la cultura gallega está “ensimismada” – estaba allí… para “pillar foto”… Menuda jeta!.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Luis Tosar, que non ten ningunha responsabilidade política neste país, para desgraza nosa, falou en Galego na entrega dos Goya,por que exerce de galego e ten compromiso con este país.
Vostede señora Mar Barcón, exerce de galega e ten compromiso con este país desde a súa responsabilidade política? Aínda segue Vostede prisioneira de Paco Vázquez?

Mar Barcón dijo...

Pois ó mellor trabuqueime, pero xuraría que falou en galego e en castelán, non?.. Pois iso.. Menos dogmas e máis normalidade idiomática nun país con dúas linguas.. non?

Anónimo dijo...

O país non ten dúas lingoas. Políticos como Vostede sí teñen dúas lingoas

Xabier Pita Wonenburger dijo...

Mar, tes razón. Falou nas dúas linguas

Mar Barcón dijo...

E ben que sinto non ter tres...

Pablo Franco dijo...

Luis Tosar es un gallego. Uno de tantos, un gallego que ha trabajado en Madrid, en Avila, en Estados Unidos.... Un gallego que hizo en una película (no muy buena eso sí) de narco hispano (fíjate, cómo nos parecemos los gallegos al resto de los españoles que en Hollywood no notan la diferencia), de vendedor de electrodomésticos de castilla, de parado de la naval etc.
Un gallego y español, como todos nosotros. Un gallego que se acordó de los bares donde para, de sus padres y de sus compañeros. Y que habló en Gallego y en Castellano, en las dos lenguas oficiales de su Comunidad Autónoma de nacimiento. Eso sí, no es un actor ombliguista introspectivo ni ensimismado. Es parte de la cultura gallega, como lo es César Antonio Molina y todos los que escriben, cantan o actúan tanto en gallego como en castellano.
Si, anónimo somos una Comunidad Autónoma con dos lenguas oficiales, dos instrumentos que tienen que servir para unir, no para separar.
En estas circunstancias, siempre digo una cosa. Ni el PP me va a enseñar a sentirme español, ni el BNG me va a enseñar a sentirme gallego. Me siento gallego y español como me da la gana.
Y ahora me voy a ver un concierto de los frikipaldis. Eso sí, en taxi que no están los controles para andar jugando....

Jesús dijo...

Luis Tosar habló en Castellano y se despidió acordándose de los suyos en Galego.

Miguelangel dijo...

Una cultura que tiene, entre otros premios... un Nobel de literatura. Despite Them !!!

Anónimo dijo...

Se quere ter tres lingoas, señora Barcón, pois defenda o decreto de
Feijoo

Mar Barcón dijo...

Benquerido Anónimo: eu non defendo o Decreto de Feijoo porque ese Decreto non quere que aprendamos máis linguas, no fondo quere o mesmo que vostede, que só teñamos unha.. él quere que sólo falemos castelán e vostede que sólo usemos o galego. O mismiño.

Anónimo dijo...

Señora Barcón: Vai cumprir Vostede o acordo do Parlamento Galego e cando estea exercendo o seu cargo, falar en galego?

xandasbolas dijo...

Non é certo que o decreto quera só unha, din claramente que as 3 por igual. Non tedes disculpa, opoñédevos porque sí, o mesmo que a lei de Caixas
E por certo que vin Celda 211 e Agora e non teñen nada que ver, Agora unha obra maestra e C211 a típica de guión adaptado chusqueira