domingo, 21 de junio de 2009

MIEDO AL GÉNERO


Llevo media semana intentando resolver el dilema de si la sorna y la mala uva destiladas por algunos ante la denuncia presentada en el TSXG por el PSdeG esta semana es simple misoginia o esconde algo más. Confieso que me cuesta creer que, a estas alturas de siglo, todavía haya quien intente convertir la igualdad entre hombres y mujeres en una cuestión secundaria, o , lo que es peor, que alguien intente convencernos que es un debate superado o casposo, como diría la señora Farjas .

Pero aunque cueste creerlo, lo cierto es que, ante la foto de Xaquín y Laura a las Puertas del Palacio de Justicia, tuvimos que escuchar y leer algunas perlas dignas de mejor fin y contemplar, con cierta estupefacción, cómo complejas argumentaciones terminaban con un sencillo.. “tampoco es para tanto”. Repulsa al poder femenino?, oposición al nombramiento de mujeres en puestos relevantes?..

Tras pensarlo detenidamente creo que quienes así se comportan manifiestan un cierto “miedo al género”, esto es, lo que les inquieta no es la presencia de mujeres en posiciones destacadas, sino que estemos en primera línea aquellas que reivindicamos la igualdad de género como una conquista social, que afirmamos que no hay sociedad justa si no cuenta con la mitad de la población, en todos los ámbitos, también en el poder institucional, administrativo, judicial o político, aquellas, en definitiva, que reclamamos la discriminación positiva como una manera de reparar la desigualdad real.

Las críticas aceradas llegan desde quienes toleran a las mujeres con poder siempre y cuando estas no les recuerden que han llegado ahí, aún a pesar de ser mujeres. Las toleran – e incluso las exaltan – a cambio de no reclamar tal situación para las demás, siempre y cuando no intenten convertir su victoria en un triunfo de todas las mujeres.. Las encumbran y vitorean a condición de que no hagan de la igualdad de género “profesión de fe” y de que se sientan “uno más” en la tropilla de los que mandan, olviden el significado de la palabra “conciliación” y cuando hablen del techo, que jamás sea del de cristal…

Es cierto que casi nadie ya repite sin sonrojarse, el lamentable karma que la derecha esgrimió durante años para deslegitimar las cuotas en la vida pública, aquella tontería de “la que vale llega” que era tanto como decir que el ochenta y cinco por cien de las mujeres españolas eran cortas-cortitas, ya que apenas un quince ocupaban puestos de responsabilidad en la administración o similares. Es cierto que hace años que ningún reportaje nos recuerda que Ana Patricia Botín es una fenómena.. y sin cuotas, ya ves.. o que no nos restriegan por las narices ejemplos tipo “ingeniera, cuatro másters, ocho idiomas, siete hijos, cutis perfecto…”, pero el temor al género sigue ahí…

Ha bastado media derrota electoral para interrogar, sin el menor pudor, a los televidentes sobre si el Presidente Zapatero había “acertado al elegir a Leire Pajín y a Bibiana Aido”, culpables, al parecer, de todos los males del PSOE y ha bastado insistir en que el gobierno de Feijoo debe cumplir la Ley en cuanto a la paridad, para que los biempensantes se defiendan con fiereza esgrimiendo argumentos jurídicamente insostenibles… Al fin y al cabo, se trata “sólo” de una cuestión de igualdad…

Se toleraría que Feijoo vulnerase la Ley – su Ley… la del Presidente de la Xunta – en otro punto…?. Se permitiría alegremente que Feijoo nombrase Conselleiro a un chaval de diecisiete años?, y a un penado, con sus derechos restringidos..? . Se defendería con tanta alegría que cualquier miembro del Gobierno presidiera, al tiempo, Fenosa, Caixa Galicia o el Consejo de administración de cualquier medio de comunicación?..


Por supuesto que no. La Ley es clara a la hora de definir cómo ha de ser el Gobierno, qué características han de reunir sus miembros y quienes pueden formar parte del mismo.. y quienes no. También lo es en lo que concierne a la paridad, pero eso, por lo visto, es una cuestión menor. O lo que es lo mismo, en eso el Gobierno no tiene por qué cumplir la Ley… Doctrina innovadora!
Supuestas “redes” para apoyar a las mujeres embarazadas “y que no tengan que abortar”, presuntas “líneas pedagógicas” que defienden la segregación en las aulas y la descalificación permanente de aquellas que ven en la vulneración legal del Gobierno Feijoo un retroceso social. Galicia empieza, poco a poco, a oler a naftalina. Otra vez.

5 comentarios:

Marta dijo...

La derecha siempre igual, discurso fácil, inconcreto y con un punto de arrogancia.
No sabes como me alegré al ver la foto en la prensa de Xaquin y Laura reivindicando lo que es justo, que se cumpla la PARIDAD.
Feijoó no cumple la ley ni el principio "de equilibrio por sexos", ya que en su Gobierno lo componen un 36% de mujeres, con lo cual no llega ni al 40% mínimo establecido por ley.
¿Que no es para tanto?, pues claro que lo es, aquellos/as que se empeñan en convertir la igualdad entre hombres y mujeres en una cuestión secundaria, aqui estaremos para luchar y para recordarle a personas como el señor Feijoó que no vale decir que su Gobierno está formado por 6 hombres y 4 mujeres excluyéndose del recuento el Presidente de la Xunta, quedándose tan "ancho"...

José Manuel dijo...

Que a estas alturas de la vida todavía tengas que razonar y justificar unos argumentos que tendrían que ser simple aplicación del sentido común y de la intrínseca Justicia demuestra que en Galicia, con el nuevo Gobierno del PP en la Xunta, algunos andan para atrás, como los cangrejos.
Ánimo, y a luchar.

josé Simoes dijo...

comprendo que desde el punto de vista de la falta de poder que han tenido las mujeres durante siglos, o durante casi toda la existencia de la humanidad, en este momento histórico que nos toca vivir, hay personas sobre todo en la derecha, que vean a las mujeres más como adornos bonitos, que como seres humanos capaces de desempeñar no sólo poder, que también, sino cualquier tipo de labor.

Aún así, creo que las cuotas o porcentajes para que las mujeres estén presentes en la vida pública, tiene partes muy positivas, pero también tiene partes que no lo son tanto,

Para estar en política o en cualquier cargo de poder, es necasrio ganarse el puesto, como en todo en la vida, a veces se llenan listas donde hay que tener un porcentaje con personas no sólo del género femenino, sino de masculino, con falta de eso que hay que llevar en los genes, que yo considero liderazgo, sobre todo en política, porque ésta, requiere además de saber hablar, tener buena oratoria, tener una base muy buena en las ideas, en la razón, en los principios; estos últimos son la base desde mi punto de vista de lo más importante que debe de tener todo el que quiera estar en la política, porque los principios para mi lo son todo, y no deben de dejarse, por mucho que a uno le puedan ofrecer.

La política, es para mí la base de hacer posible lo que parece imposible, para resolver todo tipo de problemas, que tiene la sociedad,

siendo como soy desde muy joven una persona que doy lo que llevo dentro sin pedir nada, creo que el querer destacar es para muchos fundamental, para otros es lo contrario, nos gusta aportar nuestro grano de arena a una causa buena, pero sin recibir ni alagos, ni nada, de nada, sólo seguir con nuestro esfuerzo, o nuestra dedicación, eso lo heredé de mi madre, pues ella se ha esforzado toda su vida por sus hijos, y por las personas que tenía como vecinos o amigos, sin querer nunca nada a cambio, sólo sentirse ella satisfecha de dar, aún ahora sigue con su 74 años ayudando, a las personas que conoce,

De mi padre al que admiro, porque me ha eneñado a sentirme libre, a ser capaz de compartir, de trabajar, y de intentar siempre hacer las cosas bien, aunque no siempres se pueda conseguir.

comento esto porque todos venimos de una parte femenina, una madre, y una parte masculina, un padre, que si se pueden ocupar los dos de nuestra educación, puede completar lo que yo considero importante, el ser un HUMANO, con sensibilidad, armonía, aprecio hacia todos los seres humanos.

Desde luego hay personas capaces de dejar todo para servir, y no querer en su vida más que ayudar, sacrificarse, pasar sin comer para que otros coman, no dormir para que alguien descanse; sea un hombre o mujer, llevar dentro de uno el sentirse solidario, por encima de todo.

Acabo con algo que llevo pidiendo en otro blog, desde hacer meses

ELECCIONES PRIMARIAS, con candidatos, con propuestas, con igualdad en campaña, y por supuesto con votaciones secretas.

QUE LOS CARGOS, tanto públicos como orgánicos, tengan un limite de mandatos, estimo que pueden estat en 8 o 12 años, a partir de ese instante dejar el camino a otros compañeros que pueden realizar nuevas políticas, pues el estar en un sillón mucho tiempo, hace que algunos pierdan el sentir y el contacto con la realidad social.


LISTAS ABIERTAS, pues los congresos, asambleas, y todo lo que lleva la democracia, esa para mí algo muy serio, además esas listas no deben de tener un tiempo determinado para presentarse, hasta el momento en que se comienza la asamblea o en ella misma se deben de poder presentar los militantes.


VOTACIONES SECRETAS, esto lo recoge la CONSTITUCIÓN, y en las asambleas, congresos, se debe de respetar este concepto

José Manuel Gómez Vázquez dijo...

Compañera Barcon: Seguimos en lo mismo,posiblemente la derecha o el P.P. que es lo mismo, no tengan esas mujeres que merezcan ocupar ese puesto para conseguir la pariedad que marca la Ley, es problema de ellos y todavia mas de las mujeres que militan en ese partido ustedes desentiendanse de esas migajas y preocupense de hacer oposición, oposición firme y constructiva. Y que la periedad a nadie le interesa. Todo el mundo sabe que la lechera no es lo mismo que una doctora,podra saber mucho pero hay cargos que no puede desempeñar por mucho asesor que se puedad tener. Esta no es forma de reconquistar el poder. Salud.

Anónimo dijo...

Cuanta demagogia compañera barcon ¡¡¡¡. Ultimamente rebosas. Como el comentario de hoy en relación a CG. Tu que eres consejera y que no has dicho mu en contra de la gestión que se ha hecho en estos 4 ultimos años ¡¡¡. Ojala no pase, pero si pasa serás corresponsable.