viernes, 30 de abril de 2010

NUNCA CAMINARÁS SOLO…



El partido termina y en medio de las lágrimas de los miles de aficionados, Anfield ruge.. nunca caminarás solo.. Hace más de cincuenta años que esta melodía conjura a las masas cuando necesitan sentir que hay esperanza; oírla en el campo del Liverpool un día de derrota te reconcilia con el fútbol.Hoy el “spanish Liverpool” cayó ante otro “equipo especial”, el Atlético, el “pupas”, el equipo que más veces ha estado al borde del abismo y más veces ha vuelto a renacer y a situarse arriba del todo. El Atlético.

Posiblemente la sonoridad de Anfield sólo sea comparable a la del Calderón cuando, a la ribera del Manzanares, los colchoneros cantan el nombre de su equipo con toda la fuerza para que los oiga hasta el espíritu de Bernabeu, allá por la Avenida de la Habana. Hoy. Los “reds” perdieron para que ganaran los que no lo hacen casi nunca, los que por el mes de diciembre miraban de nuevo al abismo, los que saben que a la vuelta de la esquina les esperará de nuevo la desdicha.. pero mientras tanto, esta noche, Cibeles envidiará a Neptuno… (y menos mal que Canaletas lleva ya dos horas durmiendo!)

Esta noche, el niño Torres tenía el “corazón partío”, entre su equipo del alma y aquél que le ha hecho grande. Torres, el colchonero de toda la vida que tuvo que escapar para hacerse futbolista, envidiará la suerte de Forlán, hasta hace poco maldito para la afición rojiblanca y hoy convertido en el héroe que andaba buscando Juan Pueblo. Abajo, en el césped, como siempre con cara de póker, Benítez sabe que esta noche será una “de sus últimas noches” en ese equipo mítico, hoy propiedad de dos millonarios americanos que siempre quisieron librarse del español. Benítez hizo grande al Valencia y campeón al Liverpool, pero en el fútbol nunca nada es suficiente. Su camino se cruza de nuevo con Quique Sánchez Flores, hijo de jugador del Madrid y folclórica, guapo y elegante pero con un carácter que le pierde. Quique sustituyó a Rafa Benítez en el banquillo valencianista cuando este iniciaba su aventura inglesa, pero nunca pudo emular sus éxitos y su paso por el Turia terminó como el “rosario de la aurora”; tras un paso por tierras portuguesas recaló en un Atlético “en coma” y lo ha llevado a una final europea… Así es el Atlético, y así es Quique.

Quizás en unos meses el Calderón vuelva a renegar de sus futbolistas (“hasta los h…., estamos hasta los h…”, cantan con la misma sonoridad), Sabina a entregarse al alcohol (Qué manera de aguantar, qué manera de crecer, qué manera de sentir…) y el chaval a preguntarle a su padre “papá, nosotros por qué somos del Atlético?”. Pero de momento el Kun sonríe, Forlán sonríe, Quique sonríe, hasta Cerezo sonríe… y allá en la mañana mejicana, a José Tomás le duele un poco menos la herida…

6 comentarios:

Angus dijo...

¿También eres del Atleti?.

¿No eras culé?.

Del Madrid seguro que no.

Del Depor, por supuesto.

Menos mal, que uno de los equipos que llevo en el corazón me da alegrías.

De las finales ya no quiero ni hablar, ya me estoy poniendo de los nervios.

¿Por qué soy del Atleti?.

Saludos.

Ignacio dijo...

En esta vida solo lo que se consigue sufriendo tiene el valor de lo mítico, de lo grandioso. Cuando todo se consigue con facilidad, cuando la victoria es una costumbre, ganar es una obligación, es cumplir con el compromiso adquirido, por eso no soy del Madrid ni del Barça. Ser Atletico es no tener nada, es perderlo todo, es sufrir hasta lo indecible, es salir a buscar comida todos los días sin saber si comerás y cuando te llevas un bocado a la boca y satisfaces un poco el apetito el pan más duro te sabe a recien horneado, ¡AYER NOS COMIMOS UN BOCADILLO DE JAMÓN IBÉRICO EN CHAPATA DEL PAÍS!. Sufriendo, eso si, como siempre, por que no sabemos hacer las cosas de otra manera, pero así es como nos llega nuestro Atleti al corazón, podremos caer en mil abismos pero cuando, arañando las paredes, salimos de él, la luz del sol y el azul del cielo siempre nos parece algo nuevo y hermoso. Mi madre era del Atleti, me enseñó a ser Atlétíco, nunca le pregunté porque eramos del Atleti, si mi madre lo decía tenía que ser por algo bueno, en noches como la de ayer me hincho de orgullo y sé con claridad PORQUE SOY DEL ATLETI, por que no tenía nada de nada y ahora soy rico.
¡AUPA, AUPA, AUPA ATLETI!
Ignacio de Mugardos (ATEO, REPUBLICANO, SOCIALISTA Y SOBRE TODO DEL ATLETI)

Mar Barcón dijo...

Yo, Angus, soy del Depor, sólo del Depor pero reconozco que me encanta el fútbol así que cuando hay un equipo como el Liverpool o como el Atleti que osn tan especiales en su historia y en su afición o un equipo como el Barça que lo borda - bordaba - pues me gusta escribir sobre ellos. Por cierto, también me gustaba mucho el Sevilla hasta que lo desgraciaron y me encanta Cristiano Ronaldo. Vamos, el fútbol...Como diría el gran Alfredo.. el fútbol es así..

Florencio dijo...

Esa es la grandeza del Atleti.
¡uruguayo,uruguayo,uruguayo¡
¡que bien sonaba en Anfield¡
y luego te preguntan porque esres del Atleti.Necesitan respuesta?

Pablo Franco dijo...

Estuve a punto de preguntarte con quien ibas en este partido, pero.... no quería abundar en tus contradicciones jajajjajaja.
La verdad es que el Atletic en el fútbol, como el estudiantes en Baloncesto o la trainera de Perillo tienen algo especial. Sabes que no vas a ganar, pero hay algo especial en ellos. El sentimiento de pertenencia a la tribu es superior. Además, el que sea el equipo de Sabina es una garantía de éxito.

xan de couzadoiro dijo...

la imagen es mu importante.

salud y republica